Desmantelan un laboratorio de marihuana en Moral de la Reina en una vivienda municipal

www.ayuntamiento.org

La Guardia Civil ha desmantelado un laboratorio 'indoor' de cannabis en la localidad vallisoletana de Moral de la Reina, en una vivienda situada en pleno centro, de titularidad municipal.

La operación llevada a cabo por el Instituto Armado se produjo el pasado viernes, 25 de septiembre, cuando agentes del Cuerpo se desplazaron sobre las 11.00 horas hasta dicha villa, situada a escasos 12 kilómetros de Medina de Rioseco, y se personaron en el inmueble investigado al objeto de proceder al registro del mismo, según pudo saber Europa Press en fuentes vecinales.

 

Al entrar en la vivienda, en el número 7 de la calle San Miguel, los seis agentes desplazados a Moral, junto con la juez de Rioseco, descubrieron que los dos hermanos, Víctor y Diego R.P, de 26 y 23 años, respectivamente, habían instalado todo un laboratorio de cannabis, de forma que se incautaron de numerosas plantas, cogollos ya elaborados, junto con paneles refractarios para facilitar el proceso de crecimiento.

 

En concreto, la Guardia Civil se incautó de un total de 77 plantas de cannabis sativa, 57 ramas secas de marihuana, cogollos, cepellones (semilleros), así como de gran cantidad de ventiladores, lámparas incandescentes, abonos y fertilizantes, extractores de aire y básculas de precisión, junto con bolsas plásticas transparentes de cierre hermético para facilitar al venta al por menor.

 

Además del delito contra la salud pública, la Benemérita investiga igualmente un supuesto fraude de fluido eléctrico ante la posibilidad de que los detenidos hubieran realizado un 'puente' para abastecerse gratuitamente de electricidad desde la red general.

 

"RUMORES"

 

El alcalde de la localidad, Jesús Francisco Brezmes Arango, en declaraciones a Europa Press, ha asegurado desconocer la actividad ilícita a la que, supuestamente, se venían dedicando desde hacía tiempo ambos hermanos y se ha limitado a indicar que "¡había rumores, pero nada más!".

 

Ha reconocido que el mayor de ambos hermanos había estado hasta hace poco contratado por el Ayuntamiento en labores de limpieza viaria y que incluso la vivienda de propiedad municipal utilizada como invernadero de la plantación de marihuana había sido concedida a los dos imputados en régimen de arrendamiento. "En su momento hubo una subasta y fueron los que ofrecieron la renta más elevada", ha justificado el regidor.

 

Aunque los dos jóvenes venían siendo investigados desde hacía tiempo, el detonante que llevó el pasado viernes a actuar a la Guardia Civil guarda relación con el grave incidente registrado a finales del pasado mes de agosto cuando varias personas de etnia gitana acudieron al inmueble regentado por los imputados con el fin de aprovisionarse de marihuana.

 

La negativa del mayor de ambos hermanos, Víctor R.P, derivó en una persecución a éste por parte de los supuestos clientes que terminó en la carretera de Tamariz, a escasos kilómetros de Moral, donde se produjo un accidente de circulación entre los turismos en los que viajaban perseguido y perseguidores. El imputado resultó incluso herido en una oreja por arma blanca.

 

Ya entonces, aunque unos y otros alegaron una mera disputa de tráfico, la Guardia Civil sospechó de que el suceso podía haber tenido relación con un ajuste de cuentas entre ellos, por lo que estableció un operativo de vigilancia sobre las dos personas ahora detenidas por si pudieran estar implicadas en la comercialización de marihuana a través de un laboratorio 'indoor', como así se ha podido comprobar ahora.

 

La Guardia Civil mantiene abierta la operación, sin descartar nuevas actuaciones y detenciones en próximos días hasta el esclarecimiento total de los hechos.