Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Desde el PSOE piden que se depuren responsabilidades políticas por la Ciudad del Medio Ambiente

El secretario provincial Carlos Martínez apunta que el PP de Soria "mira para otro lado" e intenta burlar sentencias judiciales y que debe asumir responsabilidades, lo mismo que desde la Junta o el Ayuntamiento de Garray. 

El secretario general del PSOE y alcalde de Soria, Carlos Martínez, ha exigido "responsabilidades políticas" y "dimisiones" a los representantes del Partido Popular, tanto de la provincia como de la Comunidad Autónoma, una vez que se ha conocido el auto del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Soria que ordena la demolición de la Cúpula de la Energía de la Ciudad del Medio Ambiente (CMA).

 

"Ante este tercer varapalo judicial aún no se han asumido responsabilidades políticas ni de los promotores ni ejecutores de esta obra, ni del PP de Soria ni del de Castilla y León, ni de la Junta, ni la Diputación ni del Ayuntamiento de Garray", ha significado Martínez.

 

El responsable socialista ha subrayado que la "ciudadanía exige responsabilidades políticas no solo en los casos de corrupción, también cuando hay un despilfarro de dinero público".

 

Carlos Martínez ha lamentado que "el PP de Soria y de Castilla y León mira para otro lado e intenta burlar las sentencias judiciales abriendo expedientes de restauración de la legalidad que por tres veces se ha denegado". "Es hora de ver dimisiones de quienes han sido responsables directos de este despilfarro que se ha defendido frente otros proyectos más necesarios", como la ampliación del hospital de Soria o la construcción del nuevo centro de salud Soria Norte, "para los que no ha habido fondos".

 

"PREVARICACIÓN ENCUBIERTA"

 

Además, Martínez ha asegurado que para este miércoles estaba previsto intentar que el Consejo Regional de Urbanismo restaurara la legalidad "de lo que el Tribunal Constitucional declaró ilegal, una forma de burlar por atajos administrativos lo que dicen las sentencias", algo que el secretario general del PSOE de Soria ha calificado de "prevaricación encubierta".

 

El socialista ha insistido en que "se han despilfarrado 100 millones de euros en mitad del monte y ahora no acatan las sentencias".

 

En cuanto a lo que señala el auto de hoy de la reconversión de la CMA en el Parque Empresarial de Medio Ambiente (PEMA), que ha sido calificado por el juez como "traje a medida", Carlos Martínez ha considerado que "cuando en 2007 se aprobó el Proyecto Regional de la CMA ya se hizo una ley a medida, en un momento en el que el pelotazo urbanístico se trasladaba de las zonas costeras a las zonas privilegiadas medioambientalmente del interior".

 

"Parece que los responsables del PP de Soria pasaban por allí cuando se les pregunta ahora, con el señor Herrera a la cabeza junto a la anterior vicepresidenta, la soriana María Jesús Ruiz", ha añadido Martínez.

 

Además, el representante de los socialistas sorianos ha recordado que se ha construido una potabilizadora para un municipio como Garray "absolutamente innecesaria, cuando Soria pedía que se ejecutara la tercera línea de ampliación de la suya" y poner en marcha la nueva depuradora de Garray "está costando a los vecinos pagar tres veces más de lo que pagaban".

 

"El sinsentido que ha sido desde el principio este proyecto también es ilegal y se ha dicho en tres sentencias, y aún así el PP busca atajos para convertir lo ilegal en legal, y lo quieren hacer pasado mañana, hasta que la Justicia les pare otra vez los pies", ha abundado Martínez.

 

Para el secretario del PSOE "el único camino son las dimisiones, admitir los errores y pedir perdón" y ha afirmado que si se recurre este auto la situación se alargará en el tiempo y "se convertirá en el Algarrobico soriano, porque es un modelo de especulación similar".

 

Por último, Carlos Martínez ha hecho hincapié en el que el proyecto "ya perdió fuerza" con la crisis, "cuando cayó el interés empresarial y de los promotores urbanísticos", además de "los varapalos judiciales", por ello ha estimado que "tocan las responsabilidades políticas, porque no se va a pedir la paralización de lo que ya está parado".