Descubren un chorro magnético que podría dar las claves de cómo una estrella se transforma antes de morir

Científicos de la Universidad de Chalmers (Suecia), en colaboración con investigadores alemanes y australianos, han detectado, por primera vez, un chorro de partículas de alta energía procedente de una estrella moribunda. 

Según han explicado los expertos, se trata de un paso crucial en la explicación de cómo se forman estos cuerpos y de lo que sucede cuando estrellas como el Sol alcanzan el final de su vida.


Al final de sus vidas, las estrellas se transforman en algunos de los más bellos objetos en el espacio: increíbles nubes simétricas de gas que son conocidas como nebulosas planetarias. Pero esta fase de la vida estelar es aún muy desconocida para los científicos, que no saben los motivos de sus extrañas formas.

Los autores de este nuevo estudio, publicado por 'Monthly Notices of the Royal Astronomical Society', creen que este chorro magnético hallado ahora podría ser la clave para obtener una respuesta a este misterio. Según han relatado, se trataría del comienzo de última transformación de una estrella antes de iniciar la última etapa de su vida.

Para lograr este hallazgo, los expertos han usado el conjunto de telescopios australiano CSIRO, con el que estudiaron una estrella que se encontraba al final de su vida útil. La estrella, conocida como IRAS 15445-5449, está en proceso de convertirse en una nebulosa planetaria, y se encuentra a 23.000 años luz de distancia de la Tierra, en la constelación del Triángulo Austral.

"En los datos se ha encontrado un chorro estrecho y extremadamente energético de un tipo que nunca se ha visto antes en una antigua estrella tipo Sol", ha señalado uno de los autores, Andrés Pérez. Según ha indicado, la fuerza de las ondas de radio de diferentes frecuencias de la estrella coincide con la firma prevista de un chorro de partículas de alta energía que son, gracias a fuertes campos magnéticos, acelerados hasta velocidades cercanas a la velocidad de la luz.

"Lo que se ha visto es un poderoso chorro de partículas en espiral a través de un fuerte campo magnético", ha apuntado el astrónomo Wouter Vlemmings. A su juicio, el brillo del chorro "indica que está en el proceso de creación de una nebulosa simétrica alrededor de la estrella".

"En este momento, la estrella está pasando por una fase breve pero espectacular en su desarrollo", apunta el trabajo. Del mismo modo, los autores han explicado que "la señal de radio del chorro varía de una manera que significa que sólo puede durar unas pocas décadas". Así, en el transcurso de unos pocos cientos de años, el chorro puede determinar cómo se verá la nebulosa".

TODAVÍA HAY INCÓGNITAS

Pero los propios científicos que han desarrollado esta investigación han reconocido que no se conoce lo suficiente sobre este proceso para saber si, por ejemplo, el Sol creará un chorro de este tipo cuando vaya a morir.

"La estrella puede tener un compañero invisible -otra estrella o un planeta grande- que le ayude a crear el chorro", ha apuntado Pérez. El científico ha apuntado que con la ayuda de otros telescopios de primera línea de radio, como ALMA, y las futuras instalaciones, se podrá averiguar por qué las estrellas crean chorros como este, y cómo lo hacen".