Descubren en Túnez un antepasado de los toros con 700.000 años

Investigadores del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes) han descrito el cráneo de uro más antiguo del mundo, el antepasado de los toros actuales, que habitó en Túnez hace 700.000 años.

El hallazgo, realizado en 2008 en el yacimiento de Oued Sarrat, en la provincia de Kef, ha culminado tras una extensa investigación que publica la revista 'Quaternary Science Reviews', y que ha contado con la restauración del fósil, que ahora se puede visitar en el Museo de la Oficina Nacional de Minas de Túnez.

 

El artículo tiene como autores principales al paleontólogo e investigador Icrea del Iphes Bienvenido Martínez-Navarro y al de la Facultad de Ciencias de Bizerte (FSB) de la Universidad de Cartago Narjess Karoui-Yaakoub.

 

El cráneo, uno de los más grandes hallados hasta la fecha de la especie 'Bos primigenius', corresponde a un animal que los expertos han asegurado que pesaba entre 1,3 y 1,4 toneladas, con más de un metro de longitud en cada cuerno y una circunferencia de 39 centímetros en la base.

 

El trabajo apunta así a que el origen de los toros actuales no se sitúa en Eurasia, sino en África, ha destacado Martínez-Navarro, que ha elaborado diversos artículos desde 2007 defendiendo esta tesis.

 

De este modo, los toros actuales habrían evolucionado a partir del búfalo africano gigante 'Pelorovis oldowayensis', en los mismos ambientes que los antepasados humanos y que lo consumieron como alimento desde el principio.

 

El yacimiento de Oued Sarrat y el cráneo de uro fueron descubiertos por Abdelhak Othmani, y su investigación ha dado pie a una colaboración científica entre el Iphes y el FSB, que han desarrollado campañas intensivas de excavación en la zona en 2011 y 2013, lo que ha permitido descubrir fósiles de vertebrados diversos.

 

Las campañas han contado con la financiación de los ministerios de Economía y Competitividad y de Asuntos Exteriores, así como del Gobierno de Túnez, y ha originado un programa de formación de estudiantes tunecinos en Tarragona, en el que han participado científicos también de las universidades de Tunez y de Sfax, de la Atònoma de Barcelona (UAB), la de Málaga y del Museo de Prehistoria y Paleontología de Orce.