Descubren en Jaén el anfiteatro romano de la ciudad romana de Obulco

Miguel Moreno (d), junto al arqueólogo y miembro de Arqvipo Rafael Saco.

Lo sitúan "entre los de mayores dimensiones del Imperio" con un aforo que "superaría con mucho los 10.000 espectadores".

Investigadores de Porcuna (Jaén) han descubierto los restos del anfiteatro de la ciudad romana de Obulco a raíz de los trabajos de ajardinamiento que el Ayuntamiento realiza en una de las áreas de expansión del casco urbano.


Así lo ha informado este jueves en una nota el Grupo de Arqueólogos e Investigadores de la Historia de Porcuna (Arqvipo), encargado de desarrollar esta intervención arqueológica, previa a los trabajos de limpieza y adecuación que el Consistorio ejecuta en un lateral de la barriada del Hoyo Mendo.

En concreto, se han identificado unos restos pertenecientes a un monumental edificio que, según las investigaciones en curso, pertenecerían al anfiteatro del Municipium Pontificiensis Obulco, que era como se llamaba la ciudad de Porcuna en época romana.

Se trata de una sección de varias decenas de metros de la fachada sur del edificio de espectáculos de esta importante ciudad de la romana provincia Bética. Las estructuras de los muros, de impresionante sillería almohadillada, configuran un lateral elíptico donde se alternan los pilares y vanos de la fachada.

Los restos evidencian una mínima parte del conjunto que hoy subyace bajo las construcciones actuales. Hay zonas perdidas por expolios cometidos en los últimos cinco siglos. "Las magnitudes y geometría de los restos hallados hablan de un edificio que supera ampliamente el centenar de metros en el lado mayor de la elipse, situándose entre los de mayores dimensiones del Imperio", han añadido.

A falta de concretar datos, los expertos estiman que "su aforo superaría con mucho los 10.000 espectadores". Además, por la comparación de las técnicas constructivas, se puede fechar su construcción en los años centrales del siglo I d.C., algo antes de la construcción del mayor de estos edificios, el Anfiteatro Flavio, o Coliseo, de Roma, edificado a partir del año 70 d.C.

Arqvipo ya venía trabajando desde hace más de una década en la ubicación exacta de este edificio, siguiendo la pista de una cita del anticuario Juan Fernández Franco en el siglo XVI, rescatada en una publicación científica del profesor Gozalbes Cravioto en el año 2000.

ENORME PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

Este hallazgo evidencia una vez más la alta romanización cultural de estas tierras de campiña del Medio y Alto Guadalquivir y se suma al enorme patrimonio arqueológico de Porcuna. Al respecto, ha recordado que este hecho fue singularizado el pasado mes de julio por la Junta de Andalucía con la Declaración de Bien de Interés Cultural en la categoría de Zona Arqueológica de 18 grandes sectores del yacimiento urbano de la localidad donde se incluye el área del Anfiteatro.


Los investigadores han añadido que existen restos conocidos de 18 anfiteatros en Hispania, siete de ellos en Andalucía y, concretamente, seis en la antigua provincia romana Hispania Ulterior Baetica (aunque hay noticias dudosas de alguno más), de entre los cuales éste de Porcuna fue de los más grandes y monumentales.


CIUDAD MILENARIA

Porcuna es una ciudad histórica seis veces milenaria, con una compleja sucesión del espacio habitado. A caballo entre las campiñas de Córdoba y Jaén se ubica sobre un imponente conjunto de cerros amesetados del Mioceno en el valle medio del río Salado, afluente de la margen izquierda del Guadalquivir. Cuatro décadas de estudios de arqueología científica sobre este territorio han ido poniendo de manifiesto su trascendental pasado con restos muy relevantes dentro del patrimonio histórico de Andalucía.

De ellos, sobresalen los asentamientos amurallados prehistóricos de los sectores de Los Alcores y Albalate, las esculturas de la necrópolis ibérica del Cerrillo Blanco --el conjunto conocido más amplio y rico de escultura ibérica--, el barrio de grandes casas romanas del sector San Benito o el castillo con su magnífica Torre Nueva o de Boabdil. A ellos se suma ahora el identificado anfiteatro de la ciudad romana, con un considerable potencial.