Descalabro de una España desconocida

Gasol en el salto inicial

Segunda derrota en el segundo partido de la selección Scariolo (65-66) que ve como se complica seriamente su futuro. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: Rubio (3), Llull (11), Rudy Fernández (8), Mirotic (6) y Gasol (13) -quinteto inicial-; Sergio Rodríguez (10), Navarro (5), Calderón (-), Claver (4), Reyes (5) y Abrines (-).

 

BRASIL: Huertas (11), Barbosa (4), Marquinhos (10), Lima (9) y Hilario (6) --quinteto inicial-; Neto (3), Felicio (7), Benite (4), Giovannoni (3), A. García (9) y Hettsheimeir (-).

 

PARCIALES: 13-18, 19-16, 14-19 y 20-13.

 

ÁRBITROS: Belosevic (SRB), Vázquez (PUR) y Javir (SLO). Eliminado por faltas Rubio en España.

 

PABELLÓN: Arena Carioca.

Segunda derrota en Río 2016 para la selección de baloncesto, que se ha complicado la vida ante la anfitriona, Brasil, que superó a España por la mínima (65-66) en el marcador y por la máxima en la cancha, donde los hombres de Scariolo, pese a contar con la posesión para haber ganado el partido, fueron a remolque durante todo el encuentro.

 

Con tres partidos por delante ante Nigeria, Lituania y Argentina, uno de los cuatro billetes a los cruces se pone cuesta arriba para la plata olímpica en Pekín 2008 y Londres 2012. Más allá de la calculadora para lograr un tercer puesto que evitaría a Estados Unidos hasta la final, está ahora la urgencia del pase.

 

España saltó a la pista lastrada primero por las prisas y, después, por la falta de confianza que le dejó, en ambos casos, el estreno ante Croacia. Los de Sergio Scariolo alargaron la falta de acierto del debut, un lastre que hizo mella en el estado anímico de la subcampeona olímpica.

 

Enfrente, Brasil se sintió a gusto en una batalla de perfil bajo, de corta anotación, de mucha pelea y poco acierto. Marcelinho Huertas lideró a la anfitriona, mientras que España no encontró timón ni contundencia en los momentos clave. Ni Ricky Rubio ni Sergio Rodríguez cumplieron con ese cometido, aumentando las voces que claman por la oportunidad a un José Manuel Calderón que llegó a debutar en el segundo cuarto.

 

No hubo en este caso dependencia de Pau Gasol, que descansó en el segundo parcial bien suplido por Felipe Reyes. Pero el jugador de los Spurs no fue el mismo del debut. El catalán terminó con cinco puntos el primer cuarto siendo sin embargo lo más destacado de una España atascada y llena de imprecisiones, echando de menos otras espadas. Los de Scariolo tuvieron conatos de entrar en el partido que no confirmaron.

 

Momentos clave que dejaron escapar antes del descanso, al final del tercer cuarto y sobre todo en el agónico final. Tras la reanudación, los de Rubén Magnano siguieron mandando en el ritmo trabado que les convenía. España necesitaba la chispa que incendiase su juego y, aunque tarde, Sergio Llull agarró esa responsabilidad.

 

El doloroso parcial entre el tercer y cuarto parcial forzó la reacción de la campeona de Europa (45-56). Un triple de ocho metros del jugador del Real Madrid hizo creer en la remontada a España. Salió a la luz entonces el poco acierto de Brasil para dejar en el aire un desenlace que sonrió a la anfitrionam pese a que España se puso por delante a un minuto del final (65-63).

 

Las acciones defensivas de Pau Gasol y los triples de 'Chacho' y Llull pusieron el primer triunfo en bandeja. Sin embargo, el catalán erró dos tiros libres clave que dieron la opción de remontada a Brasil encontrando a Marquinhos para confirmar el sonrojo de España, con un palmeo clave a falta de cinco segundos. El subcampeón olímpico dispuso de la última posesión, pero el tiro forzado de Llull, que no tocó ni el aro, resumió la confusión del equipo durante todo el duelo. La tercera medalla seguida vive momentos de zozobra.