Desarticulado un grupo que robaba en viviendas de Valladolid

La Guardia Civil de Salamanca ha llevado a cabo la 'Operación Satrino', desarticulando un grupo criminal especializado en el robo en el interior de viviendas en las provincias de Valladolid, Salamanca y Palencia.

'MODUS OPERANDI'

 

La 'Operación Satrina' ha puesto de relieve que los ahora detenidos estudiaban previamente el objetivo de sus actuaciones, y utilizaban palancas, cizallas, radiales e incluso sopletes de gas para forzar los accesos a las viviendas asaltadas.

 

Los agentes han podido comprobar que se trataba de un grupo delictivo organizado y que disponía de "una estructura abierta", ya que "todos sus integrantes podían participar en la comisión de cualquier hecho delictivo que fijaran como objetivo", además de los marcados por la red.

 En concreto, el grupo estaba compuesto por cuatro personas jóvenes, de entre 22 y 34 años y asentadas en Madrid y Yuncos (Toledo), quienes han sido detenidos durante los dos últimos días en una operación que se ha completado con dos registros.

 

En esos registros, los agentes han encontrado joyas, efectos y géneros susceptibles de proceder de acciones delictivas cometidas por los integrantes del grupo, además de "una importante cantidad de dinero en metálico" y diversas herramientas empleadas para cometer los hechos delictivos.

 

La investigación, ejecutada por el equipo de patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Salamanca, se inició tras tener conocimiento de un robo con fuerza en una vivienda de la localidad de Galisancho (Salamanca) el pasado 3 de noviembre de 2015, donde los autores se apoderaron de multitud de joyas y de 7.000 euros en metálico.

 

Según han informado fuentes de la Benemérita, tras realizar un estudio del 'modus operandi' de estos delitos, los agentes comprobaron que se encontraban ante un grupo criminal especializado que no sólo actuaba en Salamanca.

 

De ahí que, debido a esos robos "idénticos", la Guardia Civil atribuye a este grupo dos robos en interior de viviendas en la localidad de Mojados (Valladolid) y otros dos en viviendas de la localidad de Grijota (Palencia).