Desarticulado en el barrio vallisoletano de Pajarillos un punto de venta de heroína

La Policía Nacional de Valladolid ha detenido esta misma mañana a un hombre de 42 años, I.M.F, con numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio, y su novia, I.F.G, de 28 años, con antecedentes, uno de ellos, por un delito de tráfico de drogas, acusados de regentar un punto de distribución de heroína en el barrio de Pajarillos.  

   

La denominada 'Operación Pato' se ha culminado tras detener a la citada mujer cuando iba a entregar dos papelinas a unos clientes que la esperaban en el Parque Pato, y todo ello gracias al dispositivo en el que han colaborado la Brigada Provincial de Policía Judicial, la Unidad de Intervención Policial y Guías Caninos.

 

A continuación, se ha procedido a la entrada en la casa de los detenidos, en la calle Salud, donde el hombre ha sido sorprendido preparando nuevas dosis para la venta y se han intervenido seis papelinas, dos gramos de heroína en roca, un portátil, dos móviles, numerosos utensilios para la elaboración, anotaciones, armas blancas y varios efectos que pudieran estar relacionados con otros hechos delictivos.

 

COLABORACIÓN VECINAL

 

La 'Operación Pato' ha sido consecuencia del incremento de delitos contra el patrimonio cometidos por consumidores de sustancias estupefacientes relacionado con un repunte en el consumo de heroína, según informaron fuentes policiales.

 

Este trasiego de toxicómanos y estas ventas de droga, muchas de ellas en presencia de menores, no pasaron desapercibidos para los vecinos del Barrio de Pajarillos, que lo pusieron en conocimiento del Cuerpo Nacional de Policía. Gracias a la colaboración ciudadana se pudo comprobar la participación de los detenidos y la interceptación de papelinas a varios clientes

 

Los dos presuntos traficantes realizaban viajes a Salamanca una o dos veces al día y regresaban con pequeñas cantidades ocultas en su cuerpo para intentar evitar ser detectados. Después utilizaban su domicilio para la preparación de dosis e, incluso, para la venta y consumo de los clientes de confianza.

 

Asimismo, usaban como lugar de distribución el mencionado Parque Pato, el cual es una zona ajardinada rodeada de edificios, y utilizada casi en exclusiva por vecinos, donde les resultaba más fácil realizar las transacciones de droga y controlar la posible presencia policial.

 

A lo largo de cada jornada efectuaban entre 20 y 30 ventas, realizando los compradores su consumo en espacios, vehículos y portales colindantes, lo que había generado una grave alarma social en el vecindario.

 

En los dos últimos meses se han realizado, por parte del Grupo de VIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial, cuatro operaciones en las que se han logrado desmantelar otros tantos puntos de venta de heroína, realizándose numerosas actas a compradores.

 

Los detenidos continúan en dependencias policiales hasta su puesta a disposición judicial.