Desarticulada una violenta banda criminal en Aldeamayor con 17 detenidos acusados de 170 delitos

La organización contaba con empresas aparentemente legales para dar salida a lo robado, con asesoramiento jurídico y fiscal. Recurrían a la violencia, a la extorsión y se les acusa de trata de seres humanos.

La Guardia Civil ha desarticulado una compleja y violenta organización criminal que se dedicaba principalmente a la receptación de metales, maquinaria y productos informáticos robados para su distribución, aunque también a la trata de seres humanos, fraude a la Seguridad social, robos con fuerza, extorsión, coacciones, blanqueo de capitales, entre otros.

 

El operativo puesto en marcha el pasado mes de enero ha concluido este fin de semana con 17 detenidos y cuatro imputados, entre los que se encuentra un exalcalde y una concejal del Ayuntamiento de Aldeamayor de San Martín, localidad donde se asentaba las instalaciones de la organización, concretamente en el polígono El Brizo.

 

La operación ‘Brizonazo’ ha logrado detener a los dos autores intelectuales de la banda, M.G. y S.G, de 34 y 30 años, respectivamente. Dos hermanos de nacionalidad rumana que lograron captar a un buen número de compatriotas en su país de origen. Una vez en España eran obligados a trabajar en condiciones infrahumanas y sin contrato.

 

Todos los detalles los ha ofrecido hoy el delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, acompañado de del general José María Díez Cubelos; el teniente coronel, Miguel Recio, y el comandante, Javier Peña. Los detenidos suman más de 170 delitos principalmente de robos (144), aunque también una decena por lesiones, amenazas y coacciones, tres por usurpación de viviendas que alquilaban a sus trabajadores y entre todos ellos acumulan 60 detenciones.

 

 

La organización era casi perfecta. La veintena de trabajadores tenían delimitada perfectamente su labor. Según ha explicado el comandante Javier Peña existía una comisión de robos, otros controlaban el almacenaje de la mercancía, su vigilancia, así como el señalamiento de objetivos.

 

Pero a su vez, otras organizaciones, entre las que se encontraba el grupo 'Transformers' (desarticulado recientemente) se especializaban en robos en viviendas, piñas, material informático e incluso tráfico de drogas. En la actualidad el grupo estaba intentando extrapolar esta organización para el robo de productos del campo, especialmente piñas y patatas.

 

Los robos podían ser realizados por la propia organización o se encargaban a la carta a otros grupos a los que controlaban. La red estaba especializada principalmente en la receptación de todo tipo de productos robados, a los que se daba salida unas veces por venta directa a interesados y otras se hacía a otras instalaciones de mayor envergadura. Esta operación se realizaba con celeridad suficiente para evitar el rastreo y localización de los efectos robados, con lo cual en palabras de la Guardia Civil se lograba “blanquear” el producto.

 

Se han llevado a cabo 11 registros domiciliarios, uno en el Centro de Recuperación de metales en el Polígono El Brizo, de Aldeamayor, dos naves o fincas que servían de almacén del material (con zulo incluido) y ocho viviendas donde se han recuperado multitud de objetos. La Guardia civil ha incautado más de 50 toneladas de chatarra y cobre, 130 kilos de material informático del que –gracias a un rudimentario proceso- se extraía metales preciosos como oro, plata e iridio, abundante material de riego y herramientas, armas y nueve vehículos de alta gama.

 

El entramado de empresas que lograron montar contaba con asesoría jurídica y fiscal que daba apariencia legal y ofrecía facturación falsa en la contabilidad de las mismas. El delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, ha felicitado a la Guardia Civil por esta “importante” operación contra la delincuencia organizada. 

Noticias relacionadas