Desarticulada una organización dedicada al robo de mercancías en almacenes y transportes en seis provincias

Rueda de prensa para explicar las dos operaciones

Hay ocho detenidos, se han esclarecido 30 hechos delictivos y se ha recuperado material y vehículos por valor de más de un millón de euros.

La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada al robo de mercancías en almacenes y transportes en vías de comunicación en seis provincias españolas, tres de ellas de Castilla y León, que se ha saldado con la detención de ocho personas, todas ellas de nacionalidad española, y ha permitido esclarecer hasta el momento 30 hechos delictivos, al tiempo que se ha recuperado material y vehículos cuyo valor suma más de un millón de euros.


Las pesquisas han sido coordinadas por las comandancias de la Guardia Civil de Burgos y Valladolid, que iniciaron respectivamente las operaciones 'Sepptiimus' y 'Lorryva', las cuales confluyeron posteriormente al constatarse que se trataba presuntamente de los mismos autores.

De hecho, los ocho detenidos, la mayoría de los cuales son de la provincia de Valladolid, tenían un amplio historial delictivo, incluso el líder de la banda, un hombre de 32 años con iniciales J.L.R.D, acumula 45 detenciones anteriores. El embrión del grupo fue desmantelado en Valladolid el pasado mes de mayo en la denominada operación 'Olorva', tras lo que se reconstruyó.

En concreto, los detenidos son, al margen del cabecilla, J.G.V, de 33 años; J.B.S, de 28; D.B.V, de 26; P.B.C, de 24; A.V.F, de 44; T.S.R, de 31, y D.F.N, de 26. Asimismo, se ha podido recuperar numeroso género robado en actos delictivos cometidos en naves, empresas y camiones en las provincias de Valladolid, Burgos, Ávila, Madrid, Valencia y Cuenca.

Los presuntos autores inutilizaban las alarmas de los centros donde operaban, tras lo que aguardaban a que acudieran los vigilantes y, cuando estos abandonaban la empresa, forzaban la puerta, seleccionaban la mercancía y se la llevaban en su propio camión o, si en la empresa robada existía algún camión, no dudaban en llevárselos cargados, para abandonarlos posteriormente en parajes tras esconder la carga.

Entres estos robos, el jefe de la Comandancia de Valladolid, el teniente coronel Miguel Recio, ha señalado uno en un almacén de congelados de la capital del Pisuerga por valor 60.000 euros, cuya mercancía se llevaron en un camión frigorífico de su propiedad, si bien el teniente coronel ha puesto en duda el estado de dicho vehículo, por lo que ha advertido del riesgo añadido para la salud pública de consumir esos productos al poder haberse interrumpido la cadena de frío.

ROBOS EN CAMIONES

La banda, además, robaba en camiones donde ponía vigilantes en las áreas de descanso a lo largo de vías de comunicación, para posteriormente rajar las lonas de los vehículos estacionados a fin de seleccionar la mercancía y, una vez hecho esto, avisaban a los encargados de llevar los camiones o cabezas tractoras para cargar las mercancías transportadas. Igualmente se informaban sobre las rutas de empresas o grandes almacenes, hacían seguimiento a sus transportes, estudiaban las rutas de distribución, y robaban su contenido.

Para la comisión de los delitos también se apropiaban de cabezas tractoras con las que llevarse los remolques cargados. Una vez que tenían en su poder la mercancía, la trasladaban a naves abandonadas o embargadas, o bien la llevaban directamente a grandes polígonos del extrarradio de Madrid, donde tenían mayor cobertura para entrar y salir sin levantar sospechas.

Tras constatar la actividad de este grupo en varias provincias, se estableció contacto con las distintas comandancias implicadas, con las de Valladolid y Burgos como coordinadoras del operativo. Así, el pasado 1 de diciembre agentes de estas dos últimas participaron en un dispositivo que permitió sorprender 'in fraganti' a los autores cuando perpetraban un robo en un almacén ubicado en el término municipal de Aldeamayor de San Martín (Valladolid), donde habían inutilizado la alarma y tenían cargados palés de mercancías que ya habían seleccionado para sustraerlos, procediendo a su detención, todo ello por valor de 50.000 euros y entre los que se encontraban botellas de ginebra, cestas de Navidad, material de jardinería o productos de alimentación.

En esta redada se arrestaron a cuatro personas, tras lo que produjeron otras cuatro detenciones en días posteriores, dos de ellas en Valladolid y otras dos en Burgos.

Una vez desmantelado el grupo, se ha recuperado abundante mercancía (bebidas, tecnología, comestibles), así como tres remolques, dos cabezas tractoras y dos vehículos de alta gama. Como ejemplo, en Valladolid se cometieron robos en una empresa de informática por valor de 90.000 euros, hasta 86 cajas de marroquinería en Valencia cuyo importe ascendía a 77.000 euros, o bebidas en Toledo por valor de 70.000.

En total, los detenidos suman hasta 116 arrestos y las diligencias se han entregado en los Juzgados de Valladolid.

El desmantelamiento de esta banda se ha dado a conocer en una rueda de prensa celebrada este viernes en la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid a la que ha asistido, al margen de los mandos del Instituto Armado, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano.