Desarrolla una molécula con aplicaciones potenciales en el tratamiento del Parkinson

laboratorio

La licencia de explotación ha sido adquirida por Araclon Biotech, empresa de Grifols.

Un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado una molécula que disminuye la neuroinflamación y la muerte neuronal, y modula la neuroplasticidad en la sustancia negra del cerebro, zona afectada en la enfermedad de Parkinson.


"Se trata de un nuevo fármaco potencial para la enfermedad de Parkinson. Posee un mecanismo de acción innovador que podría llegar a cambiar el curso de la pérdida neuronal asociada a esta enfermedad", ha señalado la investigadora del CSIC en el Instituto de Química Médica Ana Martínez.

El compuesto S14, que ya ha sido patentado y licenciado, ha sido probada con éxito en ratones y, en un par de años, podría entrar en fase de ensayos clínicos en humanos, según explican desde el CSIC

Según el estudio, que se han presentado en el XI Congreso Internacional sobre Alzheimer y Parkinson celebrado en Florencia (Italia), el compuesto S14 es capaz de inducir la formación de nuevas neuronas dopaminérgicas en ratones dañados con 6-hidroxidopamina, la neurotoxina más empleada en el desarrollo de modelos experimentales de Parkinson en roedores.

En la actualidad el tratamiento de esta enfermedad es paliativo y tiende a reemplazar la acción de los neurotransmisores perdidos mediante la administración de L-dopa y otros agentes, con el objetivo de aumentar el nivel de dopamina y sus efectos.

Los investigadores señalan que el principal problema relacionado con este tratamiento es que el uso prolongado de L-dopa produce movimientos anormales e involuntarios en los pacientes, lo que empeora más su calidad de vida.


"Dados los buenos resultados obtenidos en ratones, ya se han iniciado los trabajos de desarrollo preclínico, con el fin de solicitar la autorización para, en un par de años, empezar la fase clínica en humanos", añade la investigadora.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa en la que se pierden progresivamente las neuronas dopaminergicas y por ahora se desconoce la causa que la produce.

La enfermedad afecta a una de cada mil personas en todo el mundo y es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en personas mayores, sólo superada por el Alzheimer. En España, según datos de la Sociedad Española de Neurología, existen unos 150.000 afectados por esta enfermedad.

Los síntomas principales son trastornos del movimiento, como temblor en reposo, rigidez muscular y lentitud de movimientos. También aparecen otros síntomas asociados como pérdida cognitiva, trastornos del sueño y depresión, entre otros.