Derrota del Aula Valladolid ante el Guardés en tierras gallegas

El Aula Valladolid no pudo sumar este sábado una nueva victoria en el último encuentro liguero lejos de Huerta del Rey en su visita a uno de los equipos más potentes de la liga, el Mecalia Atlético Guardés. 

Mecalia Atlético Guardés (32): Cristina Maestro (p), Marta Pombal (1), Teixeira, Florinda Caiango (1), Naiara Egozkue (4), Estela Doiro (2), Paula García (1), Alexia Kuchankova (4), Sheila Manuel, Inés Hernández (8), Maura Fernández (p), Haridian Rodríguez (4), Raquel Lorenzo, Anna Manaut (4) y Nuria Benzal (3).

 

Aula Valladolid (27): Lulu Guerra (p), Isa Calderón (1), Cris Cifuentes (1), Silvia Arderius (11), Amaia G. Garibay (3), Teresa Álvarez (1), Patri Macías (2), Patricia Fernández, Laura Muñiz (p), Ana Vergara (2), Ana Viloria (1), Celia López (1) y O’Mullony (4).

 

Parciales: 2-1, 5-5, 10-6, 12-9, 15-9, 19-13 (descanso); 22-14, 23-15, 25-18, 26-19, 28-22 y 32-27.

 

Árbitros: Ignacio Pascual y Carlos Luque  (C. A. Cataluña). Excluyeron a Teixeira, Manuel, Inés Hernández, H Rodríguez, Anna Manaut y Nuria Benzal del Guardés y a Patri Fernánez y Ana Vergara del Aula.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 25ª jornada de liga de División de Honor disputado en el Pabellón Municipal de A Sangriña de A Guarda, un recinto que presentó una excelente entrada y donde estuvieron numerosos aficionados vallisoletanos que acompañaron al equipo de Miguel Ángel Peñas.

 

Las vallisoletanas prosiguieron con su particular calvario en el Pabellón de A Sangriña, donde nunca han logrado puntuar en la máxima categoría del balonmano nacional, y esta vez no fue una excepción. Las de Miguel Ángel Peñas acabaron cayendo en tierras gallegas por un 32 a 27 en un duelo que se rompió en el ecuador del primer acto.  

 

El encuentro comenzó muy equilibrado con alternativas en el marcador. Un intercambio de golpes donde pese a los esfuerzos de las locales, el Aula sabía aguantar a la perfección. Las embestidas de las pontevedresas eran contrarrestadas por el ímpetu y la calidad de las vallisoletanas que durante los primeros minutos no mostraban síntomas de cansancio después de los últimos duros partidos disputados y su falta de rotación en el banquillo debido a las inoportunas lesiones, algo que como ha pasado a lo largo de la temporada, ha vuelto a condicionar el juego de las de Miguel Ángel Peñas.

 

Poco a poco y a medida que avanzaba el primer acto, las guardesas se iban encontrando más cómodas sobre la pista y en el ecuador de la primera parte mandaban por cuatro goles de diferencia (14-10). Una ventaja que a la postre resultaría definitiva, ya que pese a los intentos de las vallisoletanas por acercarse en el electrónico de A Sangriña, un pabellón cuya enfervorizada grada ‘tiró’ de su equipo para llevar al Guardés a lograr una importantísima victoria que le garantiza acabar la temporada en tercera posición un año más, sólo por detrás de los dos ‘trasatlánticos’ del balonmano femenino nacional, Bera Bera y Rocasa Gran Canaria.

 

Pese al sacrificio defensivo que mostró el Aula Valladolid en el segundo cuarto de hora del primer tiempo, las locales supieron manejar el partido y el marcador, y al descanso, las gallegas mandaban con más holgura, si cabe, que minutos atrás. Varios postreros goles en os minutos finales del primer tiempo ponían el marcador del Polideportivo gallego en un contundente 19 a 13 para las pontevedresas.

 

Tras el paso por vestuarios, un ‘arreón’ inicial que pilló muy frío al equipo vallisoletano acabó por dinamitar la contienda. A los cinco minutos de juego de este segundo tiempo, las locales vencían por ocho tantos (22-14), un marcador que el Aula no pudo voltear pese a su entrega constante hasta el final y su gran despliegue sobre la pista.

 

Con el rumbo del encuentro marcado de claro color gallego, el Aula cambió su cara y poco a poco fue acercándose a su rival en el electrónico. Era ya algo tarde para poder dar la vuelta al choque, pero pese a todo las de Miguel Ángel Peñas no tiraron la toalla, algo de lo que han podido presumir desde su llegada a la máxima categoría del balonmano femenino español.  

 

Con la balanza del lado local el partido iba avanzando hasta el final y el cansancio hizo mella en ambos conjuntos, más aún si cabe en las filas del Aula Valladolid que volvió a pagar muy cara su falta de rotación debido a las lesiones. Pese a ello, las vallisoletanas sacaron fuerzas de flaqueza para maquillar el resultado final que acabó siendo de 32 a 27 para las gallegas.