Denuncia a Lactalis por desmantelar Lauki y usar fondos europeos para potenciar otra fábrica

Lauki no sigue teniendo muy claro su futuro pese a la reunión de Herrera con Lactalis. TRIBUNA

La Fundación Anclaje, uno de los aliados de la planta de Valladolid, presenta una denuncia que no tiene consecuencias jurídicas sino de carácter ético y estético.

La Fundación Anclaje registrará una denuncia ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo contra la empresa Lactalis por el uso de fondos Feder para financiar la maquinaria y la estructura de una fábrica con la "intención" de cerrar otra, como es el caso de la planta de Lauki de Valladolid cuyo cierre se ha anunciado para el próximo 30 de junio.

 

Esta denuncia, que no tiene consecuencias jurídicas sino de carácter ético y estético, se fundamenta en el hecho de que no se pueden usar dinero de Europa para potenciar una fábrica en detrimento de otra y con consecuencia de cierre en lo que los sindicatos consideran una fórmula para "deslocalizar posiciones", máxime en una planta, como la de Valladolid, con beneficios, productiva y con posibilidades de aumentar su competitividad sin incrementar costes.

 

Así lo han constatado los integrantes de la Fundación Anclaje tras reunirse con el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, quien les ha informado del contenido del encuentro mantenido este jueves en París con Michel Nalet, responsable de Lactalis, una reunión que, según han reconocido los sindicatos, ha supuesto una "bocanada de aire fresco" para los trabajadores después de tres meses intentando dialogar con la empresa en España, contra la que han cargado por su "vergonzosa" y "sonrojante" actitud de silencio.

 

Dicho esto, han reconocido que la reunión de Herrera con Nalet ha servido para que la dirección nacional de la empresa haya movido ficha ya que este mismo viernes ha remitido a la Fundación Anclaje el contrainforme al documento que ha elaborado este organismo con argumentos en contra del cierre de Lauki en Valladolid, un escrito que esperaban desde hace tiempo para poder seguir analizando soluciones al problema.

 

"Se trataba de desbloquear", han significado los sindicatos en un tono "optimista" tras la nueva puerta abierta en la situación de Lauki una vez que la mediación al máximo nivel de la Junta haya conseguido romper "un cascarón impenetrable" y desde el convencimiento de que ahora no será posible que la empresa ejecute el ERE de forma autónoma a nivel nacional y sin esperar a un pronunciamiento de la Dirección de París que, según han asegurado, no conocía el rechazo social y político que ha suscitado un cierre "fraudulento y mal planteado".

 

Por su parte y según ha anunciado la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, el presidente de la Junta ha enviado este mismo viernes un escrito a Michel Nalet para aprovechar la nueva vía de interlocución abierta al máximo nivel y que, según ha precisado la consejera, no es habitual en este tipo de asuntos.

 

En este escrito, Herrera insiste a Nalet en la viabilidad y posibilidades de mayor competitividad -apuntan a un 50 por ciento más- de la planta de Lauki en Valladolid que se podría llegar a beneficiar de ayudas de hasta el 40 por ciento para abrir nuevas líneas de producto que aporten mayor valor añadido.

 

Herrera ha reclamado también a Natel la paralización del ERE en el menor tiempo posible y mientras se realiza el trabajo de análisis del mercado, si bien los sindicatos han asegurado que la empresa no piensa dar marcha atrás en este ERE cuyo periodo de consultas expira el próximo 27 de mayo, fecha desde la que la empresa podría ejecutar este expediente que afecta a 85 trabajadores.

 

Finalmente, el presidente de la Junta pide también a Lactalis que no cierre ninguna vía a cualquiera de las alternativas "serias y sólidas" que han llegado o lleguen en el futuro, ante lo que los sindicatos han pedido a la empresa que no actúe como el "perro del hortelano" que ni come ni deja comer.

Noticias relacionadas