Decretada la apertura de juicio oral contra el acusado del crimen del Callejón de la Alcoholera

Vivienda donde se encontró el cadáver. EP

El Juzgado de Instrucción número uno de Valladolid ha decretado la apertura de juicio oral contra A.G.R.M. como presunto autor de la muerte en 2013 de un joven de 19 años (R.G.V.), cuyo cadáver fue hallado un mes y medio después del crimen en una casa molinera del callejón de la Alcoholera.

  

Según recoge la resolución, que no es recurrible, la Audiencia provincial de Valladolid es competente para el enjuiciamiento del delito a través del procedimiento de Tribunal de Jurado o 'jurado popular'.

 

El Ministerio Fiscal, en el escrito de conclusiones provisionales, ha solicitado la apertura del juicio oral a A.G.R.M, por delito de homicidio; mientras que la acusación particular plantea el enjuiciamiento por delito de asesinato, mientras que la representación del acusado solicitó la continuación del procedimiento por homicidio, con eximentes.

 

La defensa del acusado ha renunciado a la celebración de la audiencia preliminar prevista en la Ley para decidir sobre la apertura del juicio oral, pues se ha aquietado con la petición de juicio oral solicitada por la acusación.

 

Los hechos se remontan a la madrugada del 16 de junio de 2013 cuando según lo relatado en el escrito de acusación, A.G.R.M, de 20 años en aquel entonces, y la víctima, R.G.V, de 19, salieron de la vivienda que compartían -como ocupas, según el texto judicial- desde dos meses antes en la calle Embajadores de la capital vallisoletana para dirigirse a la casa, deshabitada y semi-abandonada , situada en la calle Isla a la que ambos acudían regularmente a regar y cuidar las plantas de marihuana que cultivaban allí.

 

Una vez en el interior de la vivienda, se produjo una posible y violenta discusión tras la cual el acusado presuntamente asestó numerosas cuchilladas en espalda y pecho al fallecido. Tras ello, A.G.R.M abandonó la vivienda, acudió en días sucesivos al lugar donde se encontraba el cadáver con intención de hacerlo desaparecer.

 

Para ello, incluso, habría llegado a comprar un hacha, echar lejía por encima o envolverle en una manta para enmascarar el olor que ya desprendía el cadáver.

 

DENUNCIA DE DESAPARICIÓN

 

El propio acusado denunció la desaparición de su compañero de piso el día 21 de junio, ya que así se lo planteó un amigo del fallecido, identificado como Gorka S.R, que manifestó su preocupación por la desaparición.

 

Ya en la madrugada del 2 de Agosto de 2013, mes y medio después de la muerte, y con motivo de aviso de una tentativa de robo en la vivienda de la calle Isla, por la que se detuvo a cinco individuos, efectivos policiales hallaron, en el interior del inmueble, el cadáver del desaparecido que se encontraba desnudo, "en muy avanzado estado de putrefacción y esqueletización" así como envuelto en una manta de la que únicamente asomaban los pies.

 

En la parte de la manta que cubría la cabeza, y a la altura del cuello, se había desplegado cinta de carrocero y, a escasa distancia del cadáver, sobre un gran bolsa de plástico, se encontró un hacha con el mango de madera, además de un cuchillo de unos 20 centímetros que presentaba restos de sangre en la hoja. También había una bolsa de plástico con ropa ensangrentada en su interior, de la que se ha podido apuntar que había 17 marcas de apuñalamientos.

 

El cuerpo, además del avanzado estado de descomposición, presentaba incisiones y fracturas en varias costillas y en el tobillo derecho. En el inmueble se localizó, asimismo, una habitación con unas 80 plantas de cannabis así como "todos los útiles necesarios para su cultivo".

 

OPERACIÓN PARA DETENER AL ACUSADO

 

La investigación policial permitió determinar que existían ya evidencias de que el denunciante y compañero de piso del fallecido había participado en el crimen, por lo que se procedió a decretar su detención, que en un primer momento no se pudo llevar a cabo ya que había huido de su domicilio habitual tras conocerse el hallazgo del cuerpo.

 

La puesta en marcha de un operativo de búsqueda permitió finalmente localizar a A.G.R.M. el 9 de agosto de 2013 en una vivienda de la calle Serafín de la capital vallisoletana. El ahora detenido, tras detectar la presencia policial, inició una "veloz" huída que le llevó a saltar desde un primer piso a la calle, tras lo que corrió hacia la zona de Cardenal Torquemada y al callejón de la parte trasera del Colegio San Juan de la Cruz.

 

En esta última vía fue hallado escondido debajo de un vehículo, por lo que de nuevo emprendió huida en la que saltó una valla y continuó por la Avenida de Santa Teresa hacia calle Mirabel, donde fue finalmente  detenido por miembros del dispositivo policial dispuesto por la Brigada Provincial de Policía Judicial, apoyados por la Unidad de Motos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y el resto de unidades policiales de la Comisaría de Valladolid.

 

El joven de 20 años ingresó entonces en la prisión de Villanubla y, aunque en su momento los portavoces de las fuerzas del orden señalaron que contaba con varias detenciones previas, según el auto no le constaban antecedentes penales.