"Decir que escuchamos a los ciudadanos es muy bonito, pero luego hay que tomar decisiones y para eso hace falta un programa"

Rosa Valdeón

La responsable del programa regionalizado del PP para las europeas, Rosa Valdeón, considera que una baja participación sería darse un "pisotón" a nosotros mismos, destaca lo conseguido como aval de la importancia de Europa y considera que las nuevas fuerzas minoritarias carecen de la experiencia de Gobierno necesaria.

"Una baja participación intentando hacer daño puede significar darnos el pisotón a nosotros mismos"

 

"Creer en Europa es hacer balance y saber que esos 30 años nos han servido para ponernos en el máximo nivel, entender que tenemos que ser cada vez más europeístas porque nos ha puesto en primera línea"

 

¿Voto de castigo? "Espero que no se produzca. Yo entiendo el enfado de la gente. Las medidas duras son difíciles de asumir, que alguien entienda que tenemos que pasar por severos ajustes, equilibrio financiero, ser muy restrictivos… pero por esa seriedad hay que tomarlas"

 

"Los partidos que tenemos vocación de Gobierno, los mayoritarios, podemos tener que mejorar muchas cosas, pero esos partidos minoritarios muchas veces no creen en Europa, y es un poco singular que quieran estar en Europa"

 

"Los gobiernos de Castilla y León han vivido paralelos a Europa, a la construcción de la UE, esa es nuestra gran baza. Sabemos de lo que estamos hablando, sabemos cómo hay que pedir y dónde hay que pedirlo"

 

"De los países que tienen más garantizados sanidad, educación, servicios públicos, servicios sociales, pensiones… es este, y lo tiene porque ha tomado medidas serias y de eficacia"

 

"Pese a quien le pese, no se ha perdido nada. Se han hecho medidas de redistribución, pero lo esencial no ha variado"

 

"La despoblación es un gran problema, pero no solo de Castilla y León, yo diría que es un problema de Europa. La UE tiene unos altos índices de envejecimiento frente a otras latitudes"

 

"Las grandes políticas de distribución, energéticas, ambientales… tienen que ser comunes y son las que van a permitir ser competivos ante paises que quieren ser competitivos llevándose por delante los derechos laborales"

Con la campaña para las elecciones al Parlamento Europeo ya en marcha, la responsable del programa regionalizado del PP en Castilla y León, Rosa Valdeón, pone sobre la mesa la incidencia de las políticas europeas en la realidad más cercana, la de las decisiones que afectan a la Comunidad. En la entrevista, celebrada horas antes del inicio de la campaña, también habla de los principales compromisos que adquiere el partido en estos comicios, de su candidato y de lo que puede ocurrir en un contexto donde el descrédito de la política en general y la aparición de nuevas formaciones puede afectar a los dos ‘grandes’, PP y PSOE.

 

 

Estas elecciones llegan en un momento clave, con algunas señales de recuperación económica, seguramente no todas las que queremos, con ese aroma a reválida en muchas cuestiones y también con el horizonte de las nuevas formaciones políticas. ¿Qué es lo que más preocupa de todo esto?

Una de las cosas que más nos tiene que preocupar es la supuesta falta de participación o de implicación que en algunos ambientes se palpa. Creo que es un error. Tenemos que insistir y ser muy didácticos ante los ciudadanos para concieciar de la importancia de estas elecciones, porque se da la paradoja de que, en los últimos años de crisis, nunca se había hablado tanto de Europa, decisiones hasta impuestas, en algunos casos consensuadas, se ha hablado mucho de Europa para medidas que eran dolorosas. Pero el ciudadano ve Europa como algo muy lejano. Por eso creo que hay que dedicar tiempo a concienciar a los ciudadanos de lo que puede significar su voto en Europa. Hablamos de más del 70% de decisiones de la vida cotidiana, legislaciones que vienen de Europa. La mayor parte de las medidas que han tomado todos los países que estamos en este acuerdo común vienen dadas por ese acuerdo. Su importancia está clarísima, pero no acaba de calar.

 

Vamos, que mucho cuidado, no siendo que queriendo castigar algunas cosas nos castiguemos a nosotros mismos.

Efectivamente. No se puede decir mejor. Es la sensación de que una baja participación quiere decir que no nos importa. Y una baja participación intentando hacer daño puede significar darnos el pisotón a nosotros mismos.

 

¿Teme un posible voto de castigo a los partidos mayoritarios?

Espero que no se produzca. Yo entiendo el enfado de la gente. Las medidas duras son difíciles de asumir, que alguien entienda que tenemos que pasar por severos ajustes, equilibrio financiero, ser muy restrictivos… pero por esa seriedad hay que tomarlas, sabiendo que ningún político toma esas medidas no siendo necesarias, el ciudadano lo entiende. Creo que el ciudadano lo entiende y sabe que todo lo que se hace en política sale de sus impuestos, y cuando el político le pide ese esfuerzo sabe que no se puede malgastar. Ahora cada euro hay que mirarlo por los dos lados y saber dónde va. El ciudadano ahora no entendería infraestructuras con un coste muy elevado que ahora no aceptaría. De la crisis hemos aprendido todos, los políticos y los ciudadanos, y saben que es con un fin, la recuperación, y que se va a llegar. Los medios han sido duros, pero el fin es positivo.

 

Esos euros que tan difícilmente se logran en España ahora, muchos nos van a llegar de Europa.

Aquí tenemos que hacer un poco de balance, de cómo estaba España antes de su ingreso en la Unión Europea hace treinta años y como está ahora. Nuestra economía se ha acercado a la europea de una forma abrumadora, y eso ha sido porque hemos recibido fondos europeos, ha habido solidaridad. Sabemos que la unión es necesaria, y en este mundo tan globalizado nuestro enemigo no pueden ser los vecinos, pueden ser países sin derechos laborales, que permiten abaratar costes. Creer en Europa es hacer balance y saber que esos 30 años nos han servido para ponernos en el máximo nivel, entender que tenemos que ser cada vez más europeístas porque nos ha puesto en primera línea. Igual que en 1985 estábamos ilusionados, ilusionarnos ahora. Para progresar hay que estar unidos a los que son afines, no nos podemos unir a los países con un nivel de democracia inferior.

 

Estar en Europa con una manera concreta de entender los derechos laborales y el desarrollo. Según algunos, el PP no quiere eso…

Esa es una de esas cosas que son radicalmente falsas. De los países que tienen más garantizados sanidad, educación, servicios públicos, servicios sociales, pensiones… es este, y lo tiene porque ha tomado medidas serias y de eficacia. Ahora mismo, en Castilla y León sabemos que nuestra sanidad no peligra, sabemos que la educación es gratuita pese a lo que quieran decir otros, que los servicios sociales están absolutamente consolidades; las pensiones es la primera vez que se ha hecho una planificación seria. Pese a quien le pese, no se ha perdido nada. Se han hecho medidas de redistribución, pero lo esencial no ha variado.

 

Antieuropeísmo no hay demasiado en España, pero sí aparecen nuevas formaciones políticas que amenazan con restar votos a los grandes. ¿Cómo puede afectar eso a que España logre una posición de más peso en Europa?

No soy una persona de grandes dogmas y entiendo que todas las cosas permiten muchas visiones. Esos partidos que tenemos vocación de Gobierno, los mayoritarios, podemos tener que mejorar muchas cosas, pero esos partidos minoritarios muchas veces no creen en Europa, y es un poco singular que quieran estar en Europa. Muchas veces representan un descontento social, pueden tener una idea muy loable, pero no tienen un programa de Gobierno. Decir que escuchamos a los ciudadanos es muy bonito, eso lo intentamos hacer todos, pero luego hay que tomar decisiones y para eso hace falta un programa. El riesgo que tienen esas fuerzas es que captan un descontento social que es natural que exista pero ese descontento no va a producir mejores políticas.

 

¿Cómo se puede mejorar la voz de Castilla y León en Europa?

Con claridad de ideas. Europa ha sido muy importante para Castilla y León todos estos años con fondos estructurales que nos han permitido desarrollarnos. Lo que tenemos que hacer ahora es marcar una estrategia porque los fondos están aprobados, pero hay que desarrollarlos. Y quien puede hacerlo es un partido que conoce perfectamente lo que significa Europa. Es gobernar, saber dónde se está. Los gobiernos de Castilla y León han vivido paralelos a Europa, a la construcción de la UE, esa es nuestra gran baza. Sabemos de lo que estamos hablando, sabemos cómo hay que pedir y dónde hay que pedirlo.

 

¿Es la Macrorregión con Galicia, Norte de Portugal y Asturias nuestra Europa cercana?

La macorregión está perfectamente definida, es una de las líneas que llevamos en el programa regional. Podemos estar mucho más unidos al Norte de Portugal o Galicia, compartir más cosas, y esas alianzas hay que hacerlas valer en Europa.

 

El sector agroalimentario, fundamental en Castilla y León, afronta la supresión de las cuotas lácteas. ¿Qué postura llevará el PP?

Está muy clara. La postura que tiene el PP es igual que la de la PAC, aunque mantenemos que se pueda quedar como está, que en el caso de que se produzca una disminución de la renta de los profesionales se defenderá que existan medidas compensatorias.

 

Va a poner a Arias Cañete a trabajar en esto como en la PAC...

Eso es lo que se ha hecho, un programa con unas base nacionales, pero regionalizado, porque sectores como la agroalimentación es más del 20% en Castilla y León. Tenemos mucho que progresar en este campo, no solo con los agricultores, sino con el sector productivo. Hay otros autóctonos como la minoría en la que podemos hacer valer nuestra voz. Por eso es muy importante que en Europa tengamos una posición de Gobierno porque hay muchos pequeños aspectos que suman mucho para la Comunidad como la agricultura, ganadería, minas y energía en los que hace falta tener una postura clara.

 

La red transeuropea de transportes es fundamental, ¿qué se puede hacer para que Castilla y León no pierda posiciones en logística?

El Eje Atlántico es uno de los compromisos adquiridos y es una forma de hacer Unión Europea, y para nosotros es fundamental en una Comunidad tan extensa como la nuestra. Esos corredores que permiten comunicarse y que las mercancías se muevan son fundamentales. Es una de las especificidades del programa de Castilla y León y es un compromiso.

 

El presidente Herrera ha pedido remangarse para la campaña. ¿En qué ha puesto el mayor acento?

Ha insistido mucho en la cercanía para explicar la importancia de Europa y no desperdiciar la ocasión que tenemos ahora de consolidarnos. Hemos pasado una situación muy difícil, pero ahora volvemos a tener un peso, una crebilidad, una solvencia como país… es el momento de no desaprovechar la oportunidad. Nos ha insistido mucho en la didáctica, porque sabemos que el ciudadano cuando está informado sabe decidir. Hay que transmitir a los ciudadanos la importancia de Europa y el papel que jugamos, que no lo perdamos por un malestar social absolutamente justificado.

 

Muchos responsables visitarán estos días localidades que están afectadas por la desploblación, otro gran problemas de la Comunidad.

Es un gran problema, pero no solo de Castilla y León, yo diría que es un problema de Europa. La UE tiene unos altos índices de envejecimiento frente a otras latitudes y Europa se tiene que tomar la demografía como un problemas europeo. Una sociedad que no se renueva, que no tiene jóvenes, es una sociedad que no progresa. Hay que hacer políticas de todo tipo, no hay una sola sino muchas soluciones. Entre ellas está la redistribución de población, regular que jóvenes de otros países de nuevo ingreso puedan moverse y que puedan venir a países envejecidos. Movimiento migratorios que puedan equilibrar zonas de alta y baja natalidad.. Y el Sur de Eropa no es lo peor, el centro tiene una natalidad baja.

 

De lo que se juega en las elecciones, ¿el desarrollo económico es lo fundamental?

No hay mayor poder de atracción que el hecho de poder trabajar y desarrollar un proyecto de vida personal. Todos tenemos afectos a nuestra tierra donde nacemos, pero lo que nos marca que vivamos en un lugar u otro es desarrolar un proyecto de vida y el trabajo. Europa lo que te permite es esa movilidad, y que grandes políticas productivas estén en acuerdo. Si Europa tiene un problema energético, habrá que rediseñar y distribuir de manera lógica para que seamos menos dependietes. Son políticas que tenemos que tomar entre todos y que van a condicionar el desarrollo en nuestras provincias. Esas grandes políticas de distribución, energéticas, ambientales… tienen que ser comunes y son las que van a permitir ser competivos ante paises que quieren ser competitivos llevándose por delante los derechos laborales. En Europa queremos competir, pero no a toda costa.