Decálogo frente al cáncer de una superviviente

Hoy Día Mundial contra el Cáncer, las historias en primera persona de cómo los pacientes de cáncer superan la enfermedad son fuente de esperanza y de valiosos consejos para quienes la están combatiendo en su día a día. 

El cáncer no se una sola enfermedad, son muchas diferentes, incluso siendo el mismo tipo de patología los medicos tienden a decir que no hay dos cánceres iguales, pero todas tienen algo en común: el paciente y los sentimientos a los que se enfrenta.

 

Precisamente, en ésta situación se encontró Chadia Chaouch, quien venció al cáncer de mama, convirtiéndose en una superviviente. Ella ha decidido escribir su historia, en 'Corredora de la vida' explica cómo consiguió superar las secuelas físicas del paso de la enfermedad hasta llegar a poder realizar un esfuerzo físico tan intenso como correr la media maratón de San Francisco.

 

En el libro relata su experiencia como paciente, tanto los miedos del primer momento como el paso por las diferentes pruebas diagnósticas y la operación del ganglio centinela; pero además anima al paciente a seguir su camino sin dejarse vencer por la enfermedad, a ver el futuro con esperanza evitando centrarse en miedo al cáncer.

 

DÍEZ CLAVES PARA LA MENTE

 

Chaouch, que cuenta cómo durante las sesiones de quimioterapia el hospital se "convertía en su hogar", ha preparado para los lectores que se estén enfrentando a la enfermedad diez consejos para su día a día:

 

1. Sentir que la vida tiene un sentido. Es necesario tener ilusiones y encontrar por qué y por quién vivir. Es importante dominar los miedos y resentimientos y pedir ayuda psicológica si es necesario. Expresar los sentimientos a amigos y especialistas puede ser de gran ayuda.

 

2. Vivir el momento, vivir el Hoy. No pensar en el mañana ni en el pasado, ni en el future de la enfermedad y el tratamiento.

 

3. Visualizar que el cuerpo se sana.

 

4. No imaginar los posibles efectos secundarios del tratamiento. Cada mente y cada cuerpo son todo un mundo.

 

5. Intentar dar un pequeño paseo a diario. Caminar ayuda a despejarse y estar en contacto con la naturaleza es muy positivo.

 

6. Agarrarse a algo que dé fuerza. La familia, los hijos o las creencias religiosas o espirituales son claves a la hora de mantenerse fuerte frente a la enfermedad.

 

7. Pensar que la enfermedad es una etapa mÁs de la vida que empieza y termina. Hay que disfrutar de todo lo bueno presente en la vida como los amigos y la familia y dedicar tiempo libre a uno mismo y a las personas queridas.

 

8. Cuidar del aspecto físico. Aprender a quererse y, a pesar del tratamiento, mantenerse atractivo son claves para mantener la autoestima en buen estado.

 

9. No comparar el proceso personal con ningún otro. Cada proceso, cada persona son únicos.

 

10. Reconciliarse con los aspectos pendientes. Es saludable limar asperezas familiares o solucionar conflictos no resueltos y por qué no, cumplir deseos que se han ido postergando.