De Valladolid al Sahara con el objetivo de ayudar... y pasarlo bien

JUAN POSTIGO

Roberto Carranza, con su flota de catorce coches y veinticinco acompañantes, partirá al desierto doce días con la intención de prestar ayuda humanitaria.

Una marcha que comienza este miércoles y termina el próximo día 30 con dos objetivos. Realizar un mini rally y, de paso, ayudar a aquellos que puedan necesitar un poco de ayuda. Así se plantea la decimocuarta edición de la ACV Sahara Aventura, encabezada por Roberto Carranza, y que parte desde Valladolid hasta la árida zona.

 

“En principio vamos a dos o tres poblados saharauis y luego a la frontera de Argelia a la que sería difícil llegar si no fuera con estos coches”, comienza Carranza. Y es que los catorce coches de la flota que acompañarán al jefe de la expedición, con veinticinco personas de toda Castilla y León, no son precisamente de un tamaño discreto. Todos ellos han estado expuesto durante unas horas de este miércoles en la Plaza Mayor antes de emprender el viaje, que esperan sea de entre 5.000 y 6.000 kilómetros.

 

“También hemos llegado a un acuerdo con Ambuibérica para que nos dejen material fungible para dar a hospitales, que llevaremos a tres”. Pero hay una particularidad en esta carga que llevan al Sahara. No hay comida. “Hemos evitado eso, alimentos no llevamos. A las personas que están allí es mejor llevarles una caña que un pez para que se lo coman. Por ejemplo, hace dos años llevamos una cosechadora”, sigue Carranza.

 

Así las cosas, y después de recibir el cordial saludo del alcalde Javier León de la Riva y la concejala Mercedes Cantalapiedra, todo el equipo terminó de dejar todo preparado para el viaje. Y es que la diversión y la solidaridad no tienen por qué estar separadas.