De Pedro: "La venta de El Árbol es una pena porque Castilla y León se queda sin mostrador de sus productos"

BORIS GARCÍA

El presidente de la Confederación Vallisoletana de Empresarios, José Antonio de Pedro, pide a las administraciones menos intervención en las empresas para que no sean determinantes en su futuro.

El presidente de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), José Antonio de Pedro, ha considerado que la venta del Grupo El Árbol a la  distribuidora Día es "una pena", no por la operación empresarial, que como empresario respeta por la autonomía de ambas cadenas, si no por el hecho de que la comunidad autónoma de Castilla y León se ha quedado sin mostrador de sus productos.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press tras la presentación de su primer año de gestión, De Pedro ha recordado que la existencia de un mostrador de los productos de Castilla y León es "absolutamente necesaria" para el sector de la agroalimentación.

  

El presidente de la CVE ha aprovechado la ocasión también para pedir menos intervención de las administraciones en las empresas para que no sean determinantes en su futuro y evitar algunos "vaivenes" por estar "al dictado" de los gobiernos como consecuencia de esas ayudas recibidas.

  

"Las empresas tienen que tener su camino", ha sentenciado De Pedro, quien ha insistido en su convencimiento de que "nunca" es una buena idea de que el dinero público recale en la actividad privada. Dicho esto, ha apostado por primar y ser corresponsables a través de la fiscalidad con aquellas empresas exitosas y que consiguen un determinado volumen de beneficios o de creación de empleos a las que se podría incluso "premiar" vía exenciones o deducciones pero "sin intervención discrecional".