De la Riva: “La sentencia del TSJ mejora la ordenanza antivandalismo”

El alcalde, después de “leer tres veces la resolución”, cree que se trata de una decisión “muy favorable al Ayuntamiento” y asegura que no piensan recurrirla.

Fin al debate de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que modifica la ordenanza antivandalismo impuesta por el Ayuntamiento hace dos años, en la que se incluían las polémicas de mendicidad o de poder transitar con bañadores por la calle. Al menos así lo considera el alcalde Javier León de la Riva, después de leer “tres veces hasta la una y media de la mañana” una resolución que considera “favorable” para el consistorio.

 

La noticia saltaba este jueves. Parecía que el Tribunal echaba para atrás la ordenanza a raíz de las reclamaciones de trece asociaciones competentes de Valladolid, pero según ha asegurado De la Riva este viernes por la mañana, nada más lejos de la realidad. “Se trata de una sentencia muy trabajada, muy elaborada, y después de leerla con tranquilidad, se puede decir sin miedo a equivocarse que favorece al Ayuntamiento y que mejora la ordenanza”.

 

Las trece asociaciones reclamantes, entre las que se encuentran por ejemplo Ecologistas en Acción, Unión Sindical de CCOO de Castilla y León o Ingenierías sin Fronteras, pedían la total nulidad de la ordenanza antivandalismo por tres razones. “La primera, por caducidad del procedimiento de elaboración, la segunda por infracción del mismo procedimiento legalmente establecido para disposiciones general de la administración, y en tercer lugar, por violación de varios artículos de la Constitución”, siguió el alcalde.

 

Y es que a ojos de estas asociaciones, se violaban en veinte ocasiones dieciséis artículos de la Constitución. Hasta quince puntos resolutivos de la sentencia del Tribunal que el edil ha ido enumerando uno por uno para explicar las decisiones que se han tomado en cada caso.

 

“Digo que la resolución es favorable al Ayuntamiento porque la ordenanza apenas se ha modificado. Simplemente se han apuntillado algunos puntos que la han mejorado, no tengo ningún problema en decir que ha quedado mejor”. Solo "cuatro pequeños detalles" han sufrido algún cambio, según continuó el alcalde.

 

RESOLUCIONES POLÉMICAS

 

De esta manera, en boca del edil, cuatro han sido los asuntos modificados en la ordenanza después de las quince alegaciones. A saber; la posibilidad de colocar carteles libremente por las paredes de la ciudad –una de las que más preocupa-, los maltratos a animales que afectan en gran parte a aquellas del Campo Grande y los dos más polémicos, la mendicidad por las calles y el poder pasear por las calles del centro en ropa de baño.

 

En cuanto a los carteles, De la Riva ya ha reconocido que consultará a expertos juristas por ser un tema que tiene poco claro. “En principio el Ayuntamiento es competente para regularlo, pero la sentencia distingue entre los publicitarios y los que no lo son, también depende de si se quitan después o no... Habrá que aclararlo y hacer una nueva redacción para lo que ha decidido el Tribunal”.

 

Del maltrato animal, por el que el consistorio tenía capacidad de sancionar a aquellos que “por ejemplo tiraran piedras a los pavos o colgaran de los árboles a los cisnes”, el TSJ ha decretado que es competencia de la comunidad autónoma, y por tanto el Ayuntamiento no podrá sancionar, solo denunciar.

 

El siguiente punto, de la mendicidad, como ya declaró este jueves el alcalde, se modifica un único párrafo para que no se permitiese esta cuando fuese agresiva, es decir, cuando el necesitado “pidiese dinero de manera pegando puños por las terrazas”. “No queremos en ningún caso agraviar al mendigo ‘tradicional’, por decirlo de alguna manera”, ha aclarado.

 

Por último, en cuanto a la posibilidad de pasear por las calles en ropa de baño, el Tribunal solo ha modificado una frase, la que decía “con cualquier prenda similar a un bañador”. De la Riva se ha encargado de dejar claro que si alguien sigue yendo de esta manera por la Plaza Mayor, será sancionado, aunque "ahora se ha entrado en una situación algo subjetiva".

 

El resto de peticiones de las trece asociaciones, entre las que se encontraban la posibilidad de que la ordenanza fuera totalmente anulada por ser sexista, que se modificara el punto de multas por ruidos y olores, o quitar otro por el que se prohibía practicar deporte en ciertos lugares, fueron echadas para atrás.

 

"Dicho esto, juzguen ustedes si creen que el Ayuntamiento ha salido perdiendo o no. Nosotros desde luego pensamos que no", concluyó el alcalde.

Javier León de la Riva. / FOTO: J.P.

Noticias relacionadas