De la Riva está "absolutamente tranquilo" ante el juicio por el caso de los áticos de Zorrilla

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva. TRIBUNA

Ha recalcado que siempre estuvo de acuerdo en que las obras se ejecutaran para dar cumplimiento a la sentencia judicial que determinó el exceso de edificación en el inmueble.

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha explicado que en su día a día le gusta "estar encima de los temas importantes" y por ello pregunta habitualmente a los concejales, sin embargo ha apuntado que le gustaría que ellos, en determinados aspectos, tuvieran el "celo" que él considera que tiene.

 

En declaraciones a Europa Press ha recordado que el caso del edificio de la plaza de Zorrilla, por cuyo retraso en las obras necesarias para dar cumplimiento a la sentencia que ilegalizó el inmueble por exceso de edificación habrá de someterse a juicio el próximo mes de abril, fue uno de esos en los que estuvo "encima", preguntando "todas las semanas" a los concejales, que le decían que "todo iba bien, salvo alguna pelea entre los arquitectos".

 

"Mira por donde, el que está en el banquillo por cumplir tarde la sentencia soy yo", ha lamentado, después de explicar que habitualmente lleva una "chuleta" en el bolsillo en la que apunta todos los temas de los que tiene que "estar encima" y por ellos pregunta a los concejales en las reuniones que celebra habitualmente los lunes el equipo de Gobierno.

 

"Obviamente, no puedo bajar al día a día y me gustaría que ese celo lo tuvieran ellos en su propio área. En términos generales lo tienen, pero pueden despistarse y por eso soy un poco maniático y pregunto todos los días", ha detallado.

 

En todo caso, ha insistido en que sigue "absolutamente tranquilo" ante el proceso judicial al que se enfrenta porque cree que "cualquier testimonio que se plantee al respecto" dirá que él estaba "preocupándose por el tema" y que si el alcalde no votaba en las juntas de Gobierno sobre los asuntos relativos a este inmueble, en el que posee su vivienda habitual, era porque "el letrado decía que lo correcto era que no votara".

 

De hecho, ha recalcado que siempre estuvo de acuerdo en que las obras se ejecutaran para dar cumplimiento a la sentencia judicial que determinó el exceso de edificación en el inmueble y ha advertido de que ese tipo de acuerdos están "delegados en la concejal de Urbanismo", Cristina Vidal.

 

León de la Riva ha lamentado que no ha podido conseguir, como aseguró en su discurso del día en que tomó posesión del cargo en el presente mandato en junio de 2011, "ni se judicializara la política ni se politizara la justicia", pero, no obstante, le estimula a seguir "luchando" por lo que cree

 

El primer edil ha reprochado a la oposición municipal su "obsesión" por llevar numerosos asuntos ante los tribunales y, en su opinión, "entorpecer el funcionamiento de la casa".

 

"Papel que mandan a la Fiscalía, papel que se incorpora", ha lamentado el regidor vallisoletano que, a este respecto, ha aseverado que los funcionarios municipales "cada vez se resisten más a firmar papeles" ante "la más mínima duda" sobre una norma, una ley o un reglamento que quizás en el pasado "se interpretaban con más tranquilidad".

 

PINGÜINOS

 

Asimismo, se ha referido a la cancelación de la concentración motera Pingüinos en su edición de 2015 por la amenaza de acciones jurídicas por parte de dos asociaciones ante la elección de una parcela del Pinar de Antequera para instalar la zona de acampada, y ha recordado que aunque con "cierto retraso" el expediente administrativo ha sido favorable a la ubicación escogida. No obstante, ha matizado que todo ello "no quiere decir" que esté "conforme con cómo se hacen todas las cosas" en el Ayuntamiento

 

León de la Riva considera que, aunque "la mayoría" de los litigios judiciales que afectan al Ayuntamiento se resuelven a su favor, en la prensa se recogen más a menudo los que resultan contrarios a sus intereses.

 

Por el contrario, ha querido destacar dos resoluciones conocidas la pasada semana favorables al Ayuntamiento que determinan que el pago de las obras de restitución a la legalidad del edificio de la plaza de Zorrilla debe afrontarlo la empresa constructora y que el Consistorio no debe subrogarse los contratos de los extrabajadores de la Escuela de Música que se quedaron sin empleo al desistir el anterior adjudicatario en marzo de 2013.

 

Sobre otro de los objetivos que se marcó en aquel 2011 y que no ha logrado cumplir, como el inicio de las obras del soterramiento, ha mantenido que le gustaría que el día que deje la Alcaldía se haya comenzado el proyecto y ha culpado del retraso en el mismo a la crisis económica.

 

En este sentido, ha explicado que la actual ministra de Fomento, Ana Pastor, a quien ha definido como "el mejor ministro de Fomento de la Democracia", tuvo que hacer frente a "4.000 millones de facturas sin pagar" cuando llegó al cargo y por ello ha estado "más de dos años pagando deudas". En este período, ha recordado, se han suprimido varias sociedades de alta velocidad pero no la de Valladolid.

 

LAS CUENTAS PARA EL SOTERRAMIENTO

 

León de la Riva ha reconocido que las "cuentas" para el soterramiento "no están bien" porque el valor del suelo que se pretende poner el mercado para financiar la operación no tiene el mismo valor, pero cree que no se debe vender los terrenos "deprisa y corriendo". También ha apuntado que se debe completar la obra del 'bypass'.

 

Pese a ello, el regidor vallisoletano cree que en sus 20 años de mandato, e incluso en los últimos cuatro, la ciudad ha mejorado. "El PSOE dice que me he dedicado a alicatar la ciudad, pero hay que recordar que en este último mandato hemos abierto centros cívicos, de mayores, instalaciones muy variadas y las cosas han cambiado sensiblemente", ha recalcado.

 

En cuanto al hecho de que la población sea ahora muy inferior a la de 1995 lo ha vinculado al descenso poblacional que, a su juicio, se vive en toda España en los últimos años y a la salida de vallisoletanos que residen en localidades del alfoz, donde la vivienda ha sido más barata. "Habría que comparar la evolución de Valladolid y la de su alfoz desde 1995 hasta hoy", ha planteado.