De la Riva: “Es probable que haya sido la mejor Semana Santa en mis diecinueve años como alcalde”

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, durante uno de los actos de Semana Santa. JUAN POSTIGO

El primer edil asegura que “ha sido de las mejores en los últimos años” y piensa que ha habido “bastante más gente que en Ferias”.

No hace falta decir muy alto que la recién concluida Semana Santa de Valladolid ha sido difícil de mejorar, al menos en cuanto a climatología se refiere. Hecho con el que se mostró de acuerdo el alcalde, Javier León de la Riva, quien no dudó en calificarla como “de las mejores que ha habido en los últimos años”.

 

“Yo llevo de alcalde diecinueve años y creo que probablemente haya sido la mejor por participación y por el tiempo. No es normal tener los veinte grados que teníamos de temperatura en Jueves Santo”, explicaba con satisfacción De la Riva en declaraciones a Tribuna de Valladolid.

 

“Afortunadamente el clima nos ha acompañado y en actividades en la calle eso es fundamental. Sobre todo se agradece para la procesión de Viernes Santo, que tantas veces ha habido que suspender. Desde el punto de vista meramente religioso, cultural, tradicional y económico, la ciudad estaba a rebosar, no solo desde el Jueves Santo, sino desde el Domingo de Ramos”.

 

Algo que, lógicamente, ha beneficiado al sector de la hostelería. “Las calles estaban llenas y había dificultades para encontrar mesas en los restaurantes o huecos en las barras para tomar un pincho o una caña. Desde todos los puntos de vista ha sido fenomenal”.

 

Y es que para el alcalde de Valladolid, el ambiente ha sido inmejorable. “He estado en más procesiones que nunca. Me comentaban que ha habido más gente que en las Ferias, y yo diría que sí”. Por desgracia, exactamente igual que dijera el presidente de la Junta de Cofradías, José Miguel Román, solo ha habido un punto negro.

 

“Una pena que no se haya podido rematar con la devolución del Cristo Yacente”, decía en relación a la única procesión que no pudo desfilar, algo que ocurrió el Sábado Santo por una lluvia pasajera a media tarde. “No voy a decir que lo dé por bueno, porque para mí es uno de los actos más emotivos, pero no está mal que por una procesión sacrificada puedan salir el resto”.

 

“Pronto haremos una evaluación”, concluyó el alcalde al ser preguntado sobre si había ya algún tipo de dato económico en lo que respecta al Ayuntamiento.