De la Riva, en su juicio: "No podía ponerme el casco para que las obras se hicieran antes"

El alcalde de Valladolid ha mantenido que siempre quiso acabar las obras cuanto antes y repite que "la sentencia de los áticos se cumplió".

"Para terminar, solo una frase. ¿Qué gano yo con que no se ejecutara la sentencia en tiempo y forma?". Las últimas palabras del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, tras más de cinco horas de vista en los Juzgados de la ciudad vienen a resumir qué es lo que ha esgrimido él mismo y su defensa para sacar adelante el complicado asunto del caso de los áticos de Zorrilla. El máximo mandatario municipal concluía con la voz algo quebrada, con el cansancio de un hombre que acaba de enfrentarse a un duro asalto.

 

Cinco horas que, como es lógico, dieron para mucho. Muchas declaraciones, pruebas, fechas, sentencias y, por desgracia, puntos sin aclarar. El clima se intuía tenso después de que el primer edil entrara por la puerta de atrás a los Juzgados, tratando de evitar a los manifestantes que le esperaban en la puerta principal. No había tiempo para eso. Era el momento de declarar.

 

Y las primeras conclusiones en las palabras de De la Riva no se hicieron esperar. El alcalde achacó al "desconocimiento" muchos puntos de la sentencia de los áticos de Zorrilla, en las primeras cuestiones planteadas por la jueza del caso. "Yo solo era el último responsable de que se cumpliera en todo momento la sentencia". De la Riva hacía referencia así, claro, a aquella de 2008 que obligaba a devolver la legalidad los nombrados áticos. Se tardó tanto tiempo en hacerlo, demasiado, a pesar de que hoy ya esté todo en regla, y por ello se encuentra a día de hoy metido en un lío que puede acabar valiéndole las elecciones.

 

"Yo siempre fui el primer interesado en que las obras se acabaran cuanto antes", no dudó en justificar. "Cuando veía retraso, llamaba a la concejalía de Urbanismo. No podía ponerme el casco y coger la piqueta para que se hicieran antes las obras", dijo para añadir que sobre el edificio en cuestión "se han dicho muchas cosas, hasta que residían jugadores del Real Madrid". El alcalde de Valladolid insistió en afirmar que "la sentencia de los áticos se cumplió" y que si hubo retrasos fue porque "el plan de obra lo llevaban los arquitectos", pero que si se produjeron retrasos fue por los encargados de la obra y nunca por él. "Todos queríamos cumplir la sentencia, no solo el alcalde, pero había complicaciones", destacó para contestar a una pregunta concreta de la acusación: "¿A usted le parece normal que tardarán tanto en ejecutarse las obras: En absoluto", sostuvo.

 

Fue entonces el turno de los testigos. En principio no iba a comparecer ninguno, pero la defensa sacó a última hora a tres personas dispuestas a dar la cara por De la Riva, en todo caso apoyado siempre por sus concejales en la parte de público.

 

Primero, Inés Hierro, arquitecta interina del área de Urbanismo. "Había dificultades de todo tipo, como planos con errores", apuntó para destacar que "jamás hubo indicaciones del alcalde, nunca". La funcionaria de Urbanismo indicó que "hubo que hacer pruebas en el edificio, eso llevó tiempo. Había contradicciones en los planos", reiteró pero mantuvo en todo momento que "todos queríamos cumplir la sentencia, no solo el alcalde. La tónica era clara. Los retrasos estaban justificados.

 

Carlos Castro, abogado de la Asociación de Vecinos Antonio Machado, quien puso la denuncia que ha acabado con todo el entramado, ejecutó un largo interrogatorio para tratar de sacar de sus casillas a la arquitecta. Era el turno entonces para Luis Alfonso Basterra. Después, del perito judicial Luis Ángel Lavín. Todos, en la misma línea, la que apoyaba De la Riva y su defensa; el acondicionamiento de los áticos se hizo tarde debido a la complejidad de los planos, pero se hizo.

 

No faltaron detalles interesantes por medio, al mismo ritmo que los testigos respondían a las preguntas. Por ejemplo, que Luis Alfonso Basterra, del servicio jurídico del Ayuntamiento de Valladolid y por ende quien aconseja en estos temas, se mostró partidario de no haber hecho la reforma y derrumbe de los áticos ya que consideraba que con reformas podría cumplir la legalidad en 2008, cuando salió la sentencia. Sobra decir que De la Riva y su equipo sí la hicieron por intentar evitar problemas.

 

Una vez recabadas las pesquisas, era el momento de las conclusiones. La acusación particular, la Asociación de Vecinos Antonio Machado, multa de 175 euros diarios y 24 meses de inhabilitación. La Fiscalía, 15 meses de inhabilitación y multa de 15.000. La defensa de De la Riva, encabezada por José María Tejerina, la completa absolución. ¿La respuesta? Probablemente antes de las elecciones del 24 de mayo, aunque lo decidirá la jueza.

Noticias relacionadas