De la Riva bromea en la entrega de 54 huertos urbanos: “Pueden plantar de todo menos marihuana”

El alcalde Javier León y el concejal de medio ambiente Jesús Enriquez entregan la cesión de uno de los huertos urbanos destinados a desempleados. A.MINGUEZA

Están distribuidos entre Los Santos Pilarica, la calle Valle de Arán, Parque Alameda y el Jardín Botánico. El alcalde ha entregado este viernes la propiedad a sus dueños, que deben ser parados.

El Ayuntamiento de Valladolid quiere continuar sembrando la ciudad con huertos urbanos. Y como muestra de ello el total de 54 personas, que deben ser paradas y empadronadas en Valladolid, que contarán con un nuevo espacio para plantar sus tomates, lechugas o puerros.

 

El Consistorio ha legado así los 54 espacios que han quedado vacíos de un año para otro, ya que los anteriores propietarios encontraron trabajo o renunciaron a seguir con su mantenimiento. Así las cosas, Valladolid cuenta en la actualidad con 183 de estos huertos en el centro y 426 en los terrenos de INEA, en el camino viejo de Simancas.

 

¿Pero dónde se encuentran estos nuevos huecos verdes? Distribuidos precisamente por el centro INEA con el beneplácito del Ayuntamiento, quince se encuentran en Los Santos Pilarica,  cinco en la zona del Jardín Botánico en la Victoria, diecisiete en la calle Valle de Arán, y unos últimos diecisiete en Parque Alameda. Cuatro zonas bien localizadas.

 

Los requisitos para estas personas, que hasta el momento se encontraban en lista de espera para poder contar con el huerto, no son muchas, pero sí concretas. No se pueden usar productos químicos y cada uno tendrá que traer sus propios útiles para la labor. “Pueden ustedes plantar casi de todo, menos marihuana”, bromeó el alcalde de Valladolid, León de la Riva, en la entrega oficial de los huertos a sus nuevos dueños, ya que tampoco pueden cultivar patata para evitar plagas.

 

“Estoy encantado con esta iniciativa, era algo con lo que tenía mis dudas al empezar, pero he de reconocer que ha marchado de manera que no esperaba”, se ha mostrado satisfecho León de la Riva, antes de entregar nombre por nombre las hojas que acreditaban a sus dueños como propietarios.