De la Riva advierte que no va a pasar por la "clara invasión de competencias" del decreto de vivienda

El alcalde, Francisco Javier León de la Riva, ha advertido este martes de que el Consistorio vallisoletano no va a pasar por la "clara invasión de competencias" que supone, a su juicio, el decreto ley de medidas urgentes en materia de vivienda que ha sido tramitado ya en las Cortes.

En declaraciones a los medios de comunicación tras el pleno del Ayuntamiento de Valladolid, el primero tras el descanso estival, De la Riva ha insistido en que ese Decreto-Ley invade competencias municipales en diversas materias, como el alquiler de viviendas o la derogación de Revival.

 

"Por ahí este Ayuntamiento no va a pasar", ha insistido el primer edil de Valladolid, que ha cargado contra una norma que pretende decir a los consistorios a quiénes tiene que alquilar una vivienda o qué cobrar por la misma.

 

"En mi casa mando yo", ha sentenciado Francisco Javier León de la Riva, que no ha descartado incluso acudir a los tribunales si se mantiene la disconformidad con la Junta de Castilla y León a este respecto.

 

Según ha explicado, ha tenido la ocasión de trasladar esta preocupación al propio presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y al consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, así como al presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Miguel Ángel García Nieto, para liderar un grupo con otros ayuntamientos afectados.

 

En el mismo sentido se ha pronunciado la concejal de Urbanismo y Vivienda, Cristina Vidal, quien, en una respuesta oral al portavoz del Grupo Municipal IU, Manuel Saravia, ha advertido "serias contradicciones" del Decreto-Ley de la Junta con la norma estatal. "No es normal que no se tenga en cuenta al Ayuntamiento de Valladolid", ha lamentado Vidal, que ha anunciado "todas las enmiendas que sean necesarias".  

 

Otro de los temas que ha centrado el primer pleno del Ayuntamiento tras las vacaciones ha sido el del futuro de los trabajadores de Konecta, con un rifirrafe entre los integrantes del equipo de Gobierno y los representantes de la oposición sobre quién ha mentido respecto a un proyecto para el que se anunció la creación de cientos de puestos de trabajo, una afirmación que "no fue un invento del alcalde", ha aclarado De la Riva, sino que forma parte del cuarto punto del escrito que remitió en su día el representante de Konecta en el que preveía 700 nuevos empleos.

 

ILUSIÓN Y FRUSTRACIÓN

 

En concreto, el concejal socialista Pedro Herrero ha exigido disculpas públicas por parte del alcalde al que ha recordado la diferencia entre la ilusión generada entre los aspirantes a un empleo y la frustración posterior al conocerse que no se crearán nuevos empleos sino que se subrogarán los de Golden Line.

 

Del mismo modo, ha pedido al Ayuntamiento que ponga "toda la carne en el asador" para negociar una alternativa para mantener en Konecta las condiciones del servicio de transporte que se prestaba en el Parque Tecnológico de Boecillo, donde se ha ubicado Golden Line. Según ha aclarado De la Riva, ni la Junta ni el Ayuntamiento corrían con los gastos de ese transporte --lo pagaba la compañía de telemarketing-- por lo que ha considerado que tendrá que ser ahora Konecta la que corra con los gastos de los billetes de Auvasa.

 

En cuanto a la frecuencia de los autobuses públicos urbanos hasta el polígono industrial de Boecillo donde se ubicará Konecta el alcalde de Valladolid ha aclarado que se ajustará en función de las necesidades. Dicho esto, ha recordado que el cambio de localización hará que 930 empleados de Valladolid se puedan quedar en su ciudad para trabajar.

 

Por su parte, el portavoz de IU ha reclamado la mediación directa del alcalde ante la Junta para solucionar el tema del transporte y con el Banco Santander, máximo accionista de Konecta, para tratar el traslado de los empleados de Torrelavega a los que se pretende trasladar a Valladolid.

 

Por otro lado, los tres grupos con representación en el Ayuntamiento de Valladolid han dado el visto bueno a la incorporación de la ciudad a la Red de Ciudades por la Bicicleta, una acción "amable" que supondrá una cuota anual de 2.400 euros y que permitirá compartir los objetivos de este colectivo, como impulsar iniciativas para conseguir que el desplazamiento en bicicleta sea más seguro, intensificar la promoción de la bici y desplegar su potencial, incrementar las infraestructuras para el uso de la bici y defender su potencial como vehículo silencioso, limpio, asequible y sostenible, además de alternativo al coche y a la moto.

 

Dicho esto, el concejal de IU Alberto Bustos ha instado al Ayuntamiento a ponerse las pilas para favorecer el uso de la bici por lo que se ha preguntado dónde está la ordenanza ciclista al mismo tiempo que ha cuestionado el "error" de paralizar el nuevo servicio municipal de préstamo de bicis en ferias, a lo que ha respondido el portavoz del PP, Jesús Enríquez, que ha aclarado que fue una sugerencia de la Policía Municipal para seis puntos concretos que coinciden con las casetas.

 

El equipo de Gobierno ha rechazado el resto de las enmiendas presentadas por PSOE e Izquierda Unida, como la formulada por la coalición de izquierdas para formular un plan de choque de apoyo al pequeño comercio. El alcalde de Valladolid ha cargado en este sentido contra la "obsesión permanente" de los "comunistas" de pretender planificar todo a lo que ha sumado la reticencia de IU a los aparcamientos cuando es la principal demanda de los comerciantes, ha aseverado.

 

DIFÍCIL PONER PUERTAS AL CAMPO

 

Dicho esto ha reconocido que en estos momentos es necesario ver la realidad del comercio en Valladolid convencido de que cada vez será "más difícil poner puertas al campo" y de que la voluntad del cliente "es la que habla".

 

El Grupo Popular también ha rechazado una moción del PSOE sobre los problemas que afectan a los barrios de Vadillos, San Juan y Plaza Circular y que contemplaba como petición principal solicitar al Ministerio de Defensa que la Guardia Civil abandone el cuartel de Vadillos para construir allí un centro de día o unas instalaciones deportivas.

   No obstante, los representantes del PP han reconocido que había puntos de la enmienda asumibles, como la urbanización de la calle La Vía, no así los tiempos propuestos.

 

El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado además con la abstención de IU el Cuenta General del ejercicio de 2012 lo que ha derivado en un debate sobre el estado de las cuentas y de la deuda del Consistorio, 166 millones de euros a fecha de 1 de septiembre (el 71 por ciento de los ingresos corrientes liquidados), que serán 153 millones el 31 de diciembre, según ha avanzado el concejal de Hacienda, Alfredo Blanco.

 

Blanco ha defendido asimismo la gestión del Ayuntamiento, que "paga pronto y bien" con una media de 28 días frente a los 30 que marca la ley, aunque con excesos en los casos del Museo de la Ciencia (8 días), Feria de Muestras (17) o Teatro Calderón (27).