Cuatro furtivos denunciados en los últimos días

El SEPRONA los identificó en términos municipales de La Parrilla y Aguasal, interviniendodos rifles de caza mayor.

En días pasados sendas Patrullas del SEPRONA de Peñafiel y Medina del Campo, ha denunciado a cuatro furtivos en términos municipales de Portillo y Aguasal (VA).

 

La Patrulla de la  Guardia Civil del SEPRONA de Peñafiel,  cuando efectuaba servicio propio de la especialidad de Seprona, se localizó en el límite de demarcación entre La Parrilla y Portillo, un cebadero de jabalí cebado de maíz y manchado de aceite.

 

Una vez se orientaron los servicios de la Unidad a la vigilancia y prevención de la caza furtiva, para la localización de los autores del hecho, la noche del pasado día 20, mientras se efectuaba una vigilancia, se observó un vehículo en las inmediaciones del cebadero, el cual se encontraba circulando por caminos parcelarios, iluminando las laderas y parcelas con una linterna de led de largo alcance, la que usan para localizar piezas de caza (foqueando).

 

Citado vehículo es interceptado por los Agentes en el paraje denominado “Pilón del Campo” de término municipal de Portillo, una vez identificados los dos ocupantes se localizó un Rifle marca SAUER de calibre 300 WIN, montado, municionado y listo para su uso.

 

Por su parte la Patrulla de SEPRONA de Medina del Campo, tenían conocimiento, por indicios que se habían observado en la naturaleza,  que en la zona del “Pinar de Ordoño”, junto al río Eresma se estaba “furtiveando”, estableciendo los servicios de apostadero encaminados a la localización de los autores de dichas acciones.

 

Resultado de estos apostaderos, a las 23:30 horas del día 23 de mayo de 2013, en la zona de vigilancia y en las proximidades del lugar en que se encontraban los Agentes actuantes, se escucha varias detonaciones características de  disparos de munición metálica de arma de caza mayor.

 

Una vez reconocida la zona, fue  interceptado un vehículo que circula con las luces apagadas ocupado por dos varones, portando el copiloto un rifle de caza mayor cargado, con munición introducida en la recámara, listo para ser usado, que tenía acoplada una mira telescópica y a ésta una linterna de leds. Además, conectado a la toma de corriente del vehículo, fue hallado un foco de gran potencia y largo alcance.

 

La Guardia Civil en ambos casos formula  Actas-Denuncias a la Ley 4/96, de 12 de julio de Caza de Castilla y León y se decomisa las armas para su depósito en la Intervención de Armas de Valladolid.