Cuatro detenidos en Valladolid tras desmantelar una red de contrataciones fraudulentas para cobrar prestaciones

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en Valladolid a cuatro personas por su presunta participación en una red de seis empresas ficticias con las que se contrataba de manera fraudulenta a personas para que consiguieran prestaciones sociales tras su supuesto despido.

  

La denominada 'Operación Marte' se ha llevado a cabo en los últimos seis meses en torno a un entramado de entidades, creado supuestamente con el único objetivo de dar altas en la Seguridad Social a falsos trabajadores, que posteriormente eran "despedidos" y accedían a prestaciones sociales, han informado a Europa Press fuentes policiales.

 

En el marco del Plan de lucha contra el Empleo Irregular y el fraude a la Seguridad Social, que coordina la colaboración en esta materia entre diferentes Administraciones, la Inspección Provincial de Trabajo puso en conocimiento de la Fiscalía Provincial una serie de informes realizados tras detectar diversas irregularidades en varias cuentas de cotización.

 

Así, la Fiscalía notificó la existencia de indicios delictivos al Juzgado de Instrucción número 5, quien encomendó la investigación de los mismos al Grupo de Delincuencia Económica de Valladolid.

 

Las diversas pesquisas sobre el complicado entramado societario exigieron un fluido intercambio de información con la Delegación de la Tesorería General de la Seguridad Social.

 

Como consecuencia de las investigaciones realizadas, se pudo determinar que la identidad del responsable de la trama era un vecino de Valladolid, cuya identidad responde a las iniciales J.M.T.L, con antecedentes policiales por detenciones anteriores y a quien le constaba una reclamación judicial.

 

Esta persona presuntamente ha utilizado para su actividad delictiva la gestión de seis sociedades ficticias de diferente naturaleza, entre ellas algunas deportiva, con las que ha contratado fraudulentamente a más de 60 personas. Las seis sociedades tenían como nexo común a esta persona, quien además de participar en su administración, era el autorizado para realizar altas informáticamente en el sistema de la Seguridad Social.

 

ENTIDADES FICTICIAS

 

Sin embargo, las entidades no pagaban las cuotas de los trabajadores a la Seguridad Social y acumulaban una deuda total de 325.908,93 euros. Estas entidades o empresas sólo existían sobre el papel, no había centros laborales ni realización de labor alguna.

 

Los supuestos trabajadores tampoco han podido demostrar que cobrasen un salario e incluso se ha constatado que algunos eran rotados por las diversas empresas o entidades con el fin de alcanzar un elevado periodo temporal de cotización.

 

Posteriormente se fingía su despido y llegaban incluso a acudir al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) para reclamar sus indemnizaciones por despido improcedente, toda vez que, lógicamente, las empresas contratantes no las hacían efectivas, han señalado las mismas fuentes.

 

Así, está pendiente de cuantificar la cantidad total correspondiente a las prestaciones por desempleo indebidamente cobradas por los trabajadores, pero se ha verificado que algunos llegaron a percibir cantidades mayores de 20.000 euros. También ha sido imputada una supuesta trabajadora, A.S, de 32 años, quien fingió haber sufrido un accidente cuando acudía a su trabajo en una de las empresas.

 

El accidente, sin testigos, consistió supuestamente en una caída en la acera al pisar dos baldosas huecas cuando saludaba al conductor de un coche. La cantidad bruta abonada, derivada de su incapacidad temporal superó los 31.000 euros.

 

Una vez realizadas las detenciones, se han instruido diligencias policiales por el Grupo de Delincuencia Económica de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valladolid, que puso al detenido a disposición del Juzgado de Instrucción número 6 en funciones de Guardia, mientras que el resto fueron puestos en libertad una vez oídos en declaración.