Cuatro capítulos 'de película' que ponen en seria duda la seguridad de Río Shopping

Vista aérea del centro comercial Río Shopping en Arroyo de la Encomienda.

El centro comercial de Río Shopping ha experimentado en cuatro meses: un robo, un doble alunizaje, una falsa alarma y una maleta sospechosa que obliga a acordonar el aparcamiento.

Es el centro comercial más grande de Castilla y León pero, a todas luces, el más inseguro. Los tres episodios que se han vivido en apenas seis meses dejan la seguridad de Río Shopping en entredicho. El caótico rosario de sucesos que se ha producido en el centro comercial de Arroyo de la Encomienda comenzó el pasado 12 de octubre con un esperpéntico robo.


ROBO DE PELÍCULA EN EL BURGER KING

 

Ocurrió en el restaurante Burger King, ubicado en el centro comercial. Dos hombres, uno de ellos vestido con el uniforme de esta cadena de comida rápida, acompañado de otro caco, lograron extraer la caja fuerte de este establecimiento con más de 12.000 euros. Las cámaras de vigilancia de seguridad registraban la secuencia. Todo hace indicar que uno de los ladrones se quedó escondido durante la noche del sábado, hasta que el local cerraba sus puertas. Entonces con toda tranquilidad del mundo, los ladrones se llevaron el botín, a pesar de ser vistos por un empleado que nada pudo hacer por evitar el robo.


 

ALUCINANTE DOBLE ALUNIZAJE

 

Los hechos se produjeron el 15 de diciembre en una joyería del centro tras un doble alunizaje, que puso en duda los sistemas de seguridad de este moderno centro comercial.  Un Ford Orion derribó, primero, la puerta del centro comercial, accedieron con el turismo hasta el interior del centro para embestir la puerta del local ‘Joya Diseño’, donde se llevaron decenas de relojes y joyas, cuyo valor no ha trascendido. Según las investigaciones policiales, además del coche usado para reventar las dos lunas, al menos otros tres vehículos participaron en este espectacular robo, que dejó temblando no solo a la joyería afectada, sino al resto de establecimientos de Río Shopping.


 

LA TORPE EVACUACIÓN DE LA FALSA ALARMA

 

La concatenación de errores y despropósitos en la seguridad del centro comercial tuvieron una nueva y surrealista cita el pasado 2 de abril. Sábado, hora punta y saltan todas las alarmas: hay que desalojar el centro. Tras el caos, las carreras, los empujones, el pánico, y las puertas giratorias desalojadas resulta que todo fue una falsa alarma. “Accidentalmente se disparó el aviso de evacuación”. Fuentes del centro comercial se felicitaban de lo “perfecto” que salió el improvisado simulacro, pero lo cierto es que muchos de los afectados aseguraron que no había sido así.El caos se apoderó de la situación y si la alarma no hubiera sido falsa, las consecuencias hubieran podido ser inimaginables.


 

LA MALETA DEL PÁNICO

 

Los despropósitos en el centro comercial Río Shopping llegaron a su máximo nivel en la tarde de este lunes 11 de abril, cuando una maleta abandonada en el aparcamiento desató el pánico e hizo intervenir hasta el grupo de artificieros de la Guardia Civil, con la unidad canina especializada. La falta de respuesta del departamento de seguridad hizo que el pánico, de nuevo, se apoderara del centro comercial. Afortunadamente todo fue una falsa alarma. Y el propietario, olvidadizo, recuperó su maleta.


 

Son cuatro casos muy diferentes, pero que tienen el mismo trasfondo: las dudas en la seguridad de este centro comercial: el más grande, pero también el más inseguro.

Noticias relacionadas