Cuarta suspensión del juicio contra el empresario de Valladolid que alquiló material de construcción y se lo quedó

En esta ocasión no comparecieron ni el procesado ni su letrado, que tendrá que justificar si la enfermedad alegada es real.

La Audiencia de Valladolid se ha visto hoy obligada a suspender nuevamente el juicio previsto contra el gerente de la empresa Paraná 2006 S.L, Jorge L.F, por delitos de estafa y apropiación indebida cometidos en 2007 cuando, presuntamente, alquiló material de construcción por importe cercano a los 80.000 euros y luego no sólo no abonó las facturas emitidas sino que se lo quedó en propiedad.

 

Son ya cuatro las suspensiones sufridas en este proceso judicial, que en esta ocasión no ha podido iniciarse debido a la incomparecencia del propio acusado, sin justificar motivo alguno, y de su letrado defensor, que a primera hora de la mañana de hoy ha comunicado por fax al tribunal que se hallaba ingresado de urgencia y sometido a tratamiento en una clínica de Ponferrada, aunque sin especificar la dolencia padecida.

 

Ante ello, y a petición de las partes, la Audiencia vallisoletana ha acordado una nueva suspensión. Al no deberse únicamente a la ausencia del procesado, el tribunal no ha adoptado medida cautelar alguna contra él, pero sí ha librado oficio a la clínica de Ponferrada para que su abogado, también ausente, acredite la enfermedad sufrida, bajo la amenaza de que si no fuera así sería objeto de un expediente, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.  

 

El Ministerio Fiscal imputa al procesado un delito de apropiación indebida y otro continuado de estafa y solicita penas de cinco y dos años de prisión, respectivamente, multa de 2.400 euros y, en concepto de responsabilidad civil, el abono de 66.170 euros a la empresa Iscarent y 13.469 a Suministros y Repuestos Valdivieso S.L, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

El empresario, en calidad de gerente de Paraná 2006 SL, contrató con la mercantil Iscarent el alquiler de diverso material de construcción entre los meses de marzo y mayo de 2007, entre puntales telescópicos, cuñas de encofrado, tableros, vallas de obra, chapas y barandillas, por el que emitió distintas facturas por importe global de 3.936 euros.

 

Con posterioridad, con la misma suministradora y para la realización de otra obra, el acusado acordó el alquiler de nuevas partidas de material por las que emitió también facturas por valor de 14.368 euros.

 

En ambos casos, J.L.F. no sólo no habría abonado las facturas sino que se habría quedado con el material alquilado, que ha sido tasado en 66.170 euros, al igual que lo que, según el fiscal, realizó con otra empresa del sector, Suministros y Repuestos Valdivieso SL, a la que entre los meses de abril y junio del mismo año contrató la adquisición de distinto material por importe de 13.469 euros que finalmente no abonó.