Saltar publicidad
980x735_tribuna_file

Valladolid

compartir

¿Cuánto cuesta morirse en Valladolid?

Un funeral en la capital vallisoletana puede situarse entre los 2.000 y los 3.500 euros sin demasiados 'lujos'. Si hay que adquirir sepultura y panteón el precio se dispara por encima de los 11.000 euros. Nevasa ofrece un plan Prevenir con todos los servicios básicos por un precio de 2.242 euros.

31.10.2013

Morirse, como todo en esta vida, también es caro. Y desde el pasado 1 de septiembre de 2012 mucho más, cuando los servicios funerarios sufrieron un incremento del IVA del 8 al 21 por ciento. ¿Pero cuánto vale un sepelio? Desde tribunavalladolid.com hemos querido comprobar a cuánto asciende la factura de un funeral en Valladolid, al menos en un precio estimativo.

 

Una vez que uno llega a su fin, lo primero es contratar un tanatorio. Una sala para velar al fallecido puede costar alrededor de unos 500 euros. No obstante, todos las funerarias ofrecen un ‘paquete’ donde están incluidos todos los servicios y trámites necesarios. Así, la Funeraria La Soledad explica que por 2.248, en caso de incineración, el cliente puede contratar todo lo necesario, excepto flores y esquela en el periódico.

 

El precio incluye la sala de un tanatorio (San José), el traslado del cadáver, un féretro sencillo, los certificados de defunción y el personal necesario. Si, por el contrario, el último deseo del finado es la inhumación, los gastos se disiparan hasta los 3.418 euros, en los que por supuesto no se incluye ni la sepultura o nicho, ni el panteón.

 

Elegir la caja es uno de los peores tragos que tiene que pasar el familiar de cualquier fallecido. Desde prácticamente 1.000 euros hasta 3.000 es el precio orientativo que puede valer el ataúd donde uno reposará ya eternamente. No obstante, en esos paquetes ofrecidos, ya se incluye un féretro de una calidad media. Las flores no podrán faltar en cualquier buen funeral que se precie. De esta forma, podremos adquirir una corona a partir de los 220 euros, mientras que un centro de rosas puede ascender a 45 euros.

 

Dice el refranero castellano que más vale prevenir que curar. En este caso como la muerte ya no tiene cura, al menos la prevención supondrá un ahorro en el bolsillo de los familiares del finado. De esta forma, Nevasa Funeraria y Cementerios municipales ofrce su Plan Prevenir antes de pasar a mejor vida.

 

Por 2.242 euros se entrega un servicio completo de recogida y acondicionamiento del cadáver, un féretro de mejor calidad, sábana sudario, uso de tanatorio y sala de cultos. Tramitación del certificado de defunción y la licencia de inhumación. Incluye asimismo una esquela, impresión de recordatorio un libro de firmas y una corona de flores.

 

En el precio se acuerda la posibilidad de inhumación o incineración, a gusto del cliente, además de un coche fúnebre de calidad y el traslado a cualquier cementerio municipal de la provincia de Valladolid. El pack se completa con la grabación estándar de la lápida. Según fuentes municipales contratando con previsión este servicio el ahorro de media puede suponer unos 1.600 euros y aseguran que más de 10.000 vallisoletanos ya han contratado esta promoción.

 

 

Si existe funeral religioso, será la propia empresa mortuoria la que abone a la parroquia la cantidad de 40 euros correspondiente a la ceremonia religiosa y al responso en el propio camposanto que, previamente, ha cobrado al cliente.  Asimismo, se pueden encargar otras celebraciones litúrgicas. Una misa ofrecida por el difunto tiene un precio de 8 euros y de 15 si supone el primer aniversario. También se podría encargar un novenario por 81 euros y las misas gregorianas (durante todo un mes) con un importe de 300 euros, según los precios que establece el arzobispado.

 

No obstante, algunos párrocos consultados explican que se trata de un donativo y como tal no se exige su pago. En otras parroquias serán los familiares quienes aporten ese estipendio a la caja de caudales de la iglesia. Como se pueden imaginar a algunos la memoria en ese momento les puede jugar una mala pasada…

 

Las Contiendas ofrece un nicho en alquiler durante cinco años por 1.025 euros; si es ha perpetuidad por 99 años, 2,691 euros; mientras que el caso de una sepultura el precio asciende a 6.212 euros.

 

Entre las muchas gestiones (optativas) que se deben realizar cuando la vida de un familiar se apaga es la de anunciar la irreparable pérdida. Las esquelas son un método común que también ofrecen los servicios fúnebres.  Pero si es el cliente quien decida publicar en un periódico uno de estos avisos tendrá que pasar por caja.

 

Tribuna ha consultado los precios de este servicio en un conocido diario regional. La esquela más pequeña, de diez centímetros por seis (aproximadamente como una tarjeta de visita) tiene un precio de 420 euros. Una esquela media se sitúa en 780 euros, mientras que los que optan por una grande deberán asumir 1.900 euros y si fuera tamaño página 3.900. Como verán un importante desembolso, incluso superior al del propio funeral.

 

Si usted es de los que no quiere arder, no en el fuego eterno, sino el horno crematorio y por el contrario prefiere volver a la tierra, tendrá que elegir camposanto donde reposar ya eternamente. Pero si no dispone de ‘morada’ que Dios le coja confesado, porque entonces los precios del sepelio aumentarán considerablemente. Y es que el metro cuadrado no anda precisamente barato en los cementerios.

 

En las Contiendas un nicho en alquiler para cinco años asciende a 1.025,49 euros, mientras que si es ha perpetuidad para 99 años, el cliente podrá disfrutar de la eternidad desde 2.691,90 euros. El precio aumenta hasta los 6.212,08 euros si se trata de una sepultura. Sepultura, por cierto, que habrá que adornar con un buen panteón. Dependiendo del tamaño, de los materiales (normalmente granito) y de la suntuosidad que se le quiera imprimir al monumento funerario el precio oscilará enormemente. Un buen acabado con una cruz de un tamaño considerable que remate el conjunto, podría rondar los 3.000 euros.

 

Así pues tome calculadora y eche cuenta de un hipotético funeral vallisoletano. Tomando el plan prever –el que ofrece un precio más barato- (2.242 euros), y si hay que sumar la compra de una sepultura (6.200 euros) y un buen panteón (3.000) el precio superará los 11.000 euros. Si se carece del plan, pero se tiene sepultura familiar, el precio variará entre los 2.000 y los 3.500 euros, dependiendo los servicios adquiridos para el último adiós. Para caerse muerto, ¿o no?