Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Cualquier tiempo pasado fue mejor

El Real Valladolid lleva en ocho jornadas los mismos puntos que consiguió el año pasado en las dos primeras, aunque si ganase al Sevilla en el próximo choque tendría solo dos puntos menos en nueve partidos.

Suele decirse que las comparaciones son odiosas, pero para cualquier aficionado del Pucela es inevitable agarrar estos días la clasificación de Primera para comprobar que este año, al contrario que el anterior, el Valladolid no ha empezado con tan buen pie.

 

Baste decir que los blanquivioleta, tras ocho jornadas de campeonato, han conseguido los mismos puntos, seis, que la campaña pasada en tan solo los dos primeros envites. Por aquel entonces los de Djukic comenzaron la Liga con las pilas bien puestas venciendo al Zaragoza a domicilio y al Levante –de Juan Ignacio Martínez, claro- en Zorrilla.

 

Si uno quiere seguir comparando un poco más al Real Valladolid de la temporada pasada con el de la presente, la diferencia más evidente es que a estas mismas alturas el primero marchaba décimo en la tabla con diez puntos, cuatro más que el segundo.

 

Las dos victorias ya nombradas del año pasado, sumadas a la histórica por 6-1 frente al Rayo y a un empate ante el Espanyol hacían que las derrotas ante Athletic, Betis, Atlético y Málaga fueran un mal menor. Diez puntos para estar décimo y alejado del descenso.

 

Por su parte el Pucela de JIM no ha estado tan acertado en el arranque liguero. Apenas una victoria contra el Getafe en la tercera jornada permite al equipo estar fuera de los puestos rojos, además de tres empates frente a Elche, Levante y Málaga.

 

Es también una obviedad que, si bien las alarmas no están ni mucho menos encendidas, las sensaciones que transmite este Valladolid no son tan buenas como las de hace un año. ¿El problema? Quizá pueda achacarse a que Djukic no tuvo que lidiar con la plaga de lesiones con las que está teniendo que apañarse Juan Ignacio Martínez.

 

Como no podía ser de otra forma, el Pucela del año pasado también cuenta con mejores datos goleadores que el presente. Doce goles a favor por nueve en contra hacen contraste con los siete y trece que llevan los blanquivioleta ahora.

 

JIM, MENOS ACERTADO

 

No es el Pucela el único que está firmando un peor inicio respecto al año pasado, pues el propio JIM está teniendo su peor arranque en su tercera temporada como entrenador de Primera.

 

El debut del alicantino en la élite hace poco más de dos años fue el soñado por cualquier técnico. Su Levante, que terminaría aquella temporada 2011/2012 en puestos de Europa League, no había conocido la derrota en las ocho primeras jornadas. Es más, con seis victorias y dos empates era en aquel momento el líder de la Liga, por encima incluso de Barcelona y Real Madrid.

 

Para la 2012/2013 no estuvo tan fino, pero aún así en la jornada ocho el Levante también comenzó mejor de lo que lo ha hecho este año el Pucela. Cuatro victorias, un empate y tres derrotas acumulaba el conjunto granota después de escapar de Getafe con un 0-1 el 21 de octubre en el octavo partido de la temporada.

 

Vistos todos estos datos, tanto a nivel global del Valladolid como en el particular de JIM, queda claro cuál es el antídoto para intentar parecerse al Pucela del año pasado; ganar al Sevilla el próximo 19 de octubre en Zorrilla. Si los blanquivioleta se impusieran a los hispalenses sumarían nueve puntos, solo dos menos que hace una temporada después de nueve envites.

Noticias relacionadas