CSKA y Olympiacos ajustan cuentas

Rusos y griegos reeditan la final del pasado año en la primera semifinal. 

 

El CSKA de Moscú, último finalista, y el Olympiacos, vigente campeón, abrirán este viernes (18.00 horas) la 'Final Four' de la Euroliga, que se disputará en el O2 londinense, con el recuerdo de la última final aún presente y el conjunto de Ettore Messina de nuevo acaparando el favoritismo.

 

Y es que el 13 de mayo de 2012 y Barcelona serán difícil de olvidar para ambos equipos. Entonces, el Olympiacos levantó una desventaja de diecinueve puntos en los últimos doce minutos, coronada con la canasta final de Printezis que daba el cetro continental a los griegos (62-61), ante la estupefacción del CSKA, que había mostrado un nivel inalcanzable buena parte del año.

 

Esta campaña los rusos, que sólo han perdido cuatro partidos en la máxima competición continental, no han acusado las marchas de Andrei Kirilenko y Alexey Shved, dos de sus referencias, a la NBA y han vuelto a exhibir una solidez que les hace llegar a Londres de nuevo como un 'ogro' aparentemente sin fisuras.

 

A pesar de tener jugadores que marcan la diferencia en prácticamente cualquier apartado del juego, el conjunto de Ettore Messina cimenta su fortaleza en tres jugadores clave. El base serbio Milos Teodosic, uno de los mayores talentos del 'Viejo Continente', el alero ruso Viktor Khryapa, como comodín táctico en los puestos de 'tres' y 'cuatro', y el pívot serbio Nenad Krstic, uno de los más resolutivos en ataque del baloncesto FIBA.

 

Además, piezas como el anotador estadounidense Sonny Weems, el rocoso Sasha Kaun o el eterno Theodoros Papaloukas --disputará su novena 'Final Four'--, que ya ha conquistado dos veces la Euroliga, complementan una plantilla que dirigida por Ettore Messina intimida aún más si cabe y amenaza con devolver el golpe al baloncesto heleno, que le ha derrotado en sus dos últimas finales (Panathinaikos en 2009 y Olmpiacos en 2012), impidiendo saborear la gloria, cuyo último sorbo dieron en 2008, en la 'Final Four' de Madrid.

 

El conjunto griego, donde el escolta Vassilis Spanoulis --elegido 'MVP' de la temporada en la Euroliga--, hace y deshace a su antojo. llega a la 'Final Four' como el equipo que más derrotas --nueve-- ha sufrido este curso de entre los cuatro supervivientes. Sin embargo, sus recursos y experiencia en situaciones límite le permite mirar a la cara a su rival.

 

Georgios Bartzokas cuenta con soluciones ofensivas en el perímetro como Acie Law, los recursos de una de las mayores joyas del baloncesto europeo, el alero Kostas Papanikolau, y alternativas en la 'pintura', donde destaca el tiro del macedonio Pero Antic y la intimidación del ex NBA Josh Powell, además de contar con la poderosa defensa de Kyle Hines, factor clave en su aportación ante la exuberancia física del cuadro ruso.

 

Tres de los últimos cuatro campeones de Europa son griegos, dato que respalda la competitividad a cuarenta minutos de sus equipos. Pese a defender corona, el CSKA llega al encuentro como favorito aunque aún por solventar el peso mental de la final del pasado año.