Cruz Roja Valladolid asiste a más de 68.000 refugiados congoleños y burundanos en Tanzania

Un programa cofinanciado por el Ayuntamiento y la Diputación pretende mejorar las condiciones de salud de los refugiados ubicados en este campo del oeste del país.

Cruz Roja Valladolid se ha volcado desde el año 2013 con el proyecto ‘Ayuda Humanitaria para la población refugiada del campo de Nyarugusu en Tanzania’ con cofinanciación del Ayuntamiento y de la Diputación Provincial para mejorar las condiciones de salud de los refugiados congoleños y burundeses de este campo situado al oeste del país.

 

El objetivo del proyecto es proporcionar asistencia en salud curativa y servicios de salud preventiva a más de 68.000 refugiados en el campo de Nyarugusu. Para ello, se realizan prestaciones de servicios de salud (compra de medicinas, consumibles, equipamiento médico, mantenimiento de las estructuras sanitarias en el campo…), de salud reproductiva y de salud materno-infantiles, de servicios nutricionales terapéuticos y de alimentación suplementaria (mantenimiento de las huertas de las estructuras sanitarias) y sensibilización de la población refugiada sobre VIH/SIDA y buenos hábitos higiénicos.

 

El Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD relativo a 2013 destaca el importante número de países africanos que han registrado notables avances en su desarrollo, superiores al 2% anual desde el año 2000, y que han logrado un progreso significativo en materia de asistencia escolar, esperanza de vida y crecimiento del ingreso per cápita. Estos éxitos son atribuibles, en gran medida, a la inversión sostenida en programas sociales, de educación y de atención a la salud por parte de los gobiernos y las organizaciones sociales.

 

“Sin embargo, se trata de logros todavía insuficientes, y África sigue siendo el continente que más se aleja del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), con un 48% de su población bajo el umbral de la pobreza”, recalca Cristina Domínguez, responsable de Cooperación para África de Cruz Roja Española.

 

En este contexto, Cruz Roja Española continuó priorizando la cooperación con el continente africano en 2013, a través de 102 proyectos en 23 países que han beneficiado a 940.000 personas.

 

Uno de los focos de mayor atención se mantuvo en la crisis alimentaria del Sahel y, en particular, en la crisis maliense, que generó una emergencia humanitaria que afectó a más de 2 millones de personas, 198.600 de ellas desplazadas internas, y 21.400 refugiadas en países limítrofes.

 

Además de estas intervenciones centradas en la seguridad alimentaria y nutricional en contextos de emergencia, Cruz Roja Española continuó trabajando para mejorar la resiliencia comunitaria en el medio y largo plazo, mediante programas integrales que han incluido la salud, la seguridad alimentaria, los medios de vida, o la gestión de riesgos como sectores clave de intervención.

 

OPERACIONES DE EMERGENCIA

 

En el mismo 2013, Cruz Roja Española también desplegó Unidades de Respuesta a Emergencias (ERU, por sus siglas en inglés) ante las inundaciones que asolaron Mozambique, y trabajó activamente frente a otras emergencias humanitarias enviando material y ayuda (sin despliegue ERU) como las inundaciones de Sudán, la crisis de desnutrición en Mali o el retorno masivo de refugiados burundeses a su país.

 

 

Cruz Roja Internacional creó las ERU en 1994 como medio para ofrecer una respuesta efectiva, eficiente y ajustada a cada circunstancia con el fin de salvar vidas en situaciones de emergencia producidas por un desastre. Cada ERU está compuesta por grupos de especialistas con la formación y la capacitación adecuadas al tipo de ERU, y los materiales necesarios para llevar a cabo el trabajo en cualquier contexto. Estas Unidades se despliegan en la zona afectada en un plazo máximo de 72 horas.

 

Para llevar a cabo esta labor de Ayuda Humanitaria, Cruz Roja Española cuenta con el apoyo permanente de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), así como contribuciones públicas de distintas Comunidades Autónomas, donaciones de los ciudadanos y Fondos Propios de la Organización.