Cruz Roja mantiene el servicio de teleasistencia a 588 vallisoletanos pese a que ya no lo subvenciona el Ayuntamiento

Cruz Roja Española mantiene la prestación del servicio de teleasistencia a 588 mayores vallisoletanos que ya eran usuarios cuando el sistema estaba subvencionado por el Ayuntamiento de Valladolid, que el pasado mes de abril adjudicó los trabajos a la empresa privada Clece.

Según datos de Cruz Roja, la organización contaba hasta el pasado abril con 2.394 terminales de asistencia domiciliaria en hogares de Valladolid, a los que prestaba el servicio de teleasistencia sufragado por el contrato con el Ayuntamiento de la capital.

  

Sin embargo, pese a que el servicio municipal pasó a ser ejercido por Clece, Cruz Roja ha mantenido los terminales en 524 viviendas en las que residen 588 personas mayores que han preferido continuar con el servicio de la organización social y afrontar el coste económico que tiene antes de continuar con el sistema subvencionado del que ahora se encarga clece.

  

El presidente de Cruz Roja en Castilla y León, José Varela, ha recalcado que la organización "no está en contra de nadie" debido a que se fundamenta en los principios de "independencia, neutralidad y unidad", por lo que no quiere formular una crítica al Ayuntamiento de Valladolid, sino, simplemente, "prestar asistencia a la gente que lo necesite".

  

Varela ha recordado que el Consistorio adjudicó el sistema a una empresa privada de una manera que espera que fuera "justa", lo que ha considerado "una pena" porque ha reconocido que los trabajadores de Cruz Roja y la organización en sí "se encariñan con la gente" a la que atendían desde que "hace 20 años" se comenzó a ejercer este servicio.

  

Mientras tanto, el secretario de Cruz Roja Castilla y León, Carlos Santos, ha apuntado que este mismo año la organización ha mantenido las adjudicaciones de servicios similares en otras ciudades de la región como Burgos, Salamanca o Palencia, entre otras.

  

El alcalde Francisco Javier León de la Riva, y la concejal de Bienestar Social, Empleo y Familia aseguraron en su momento, a finales del mes de abril, que unas 325 personas habían solicitado la baja del servicio municipal para continuar la Teleasistencia de Cruz Roja. Según los datos de la organización, en estos dos meses, se han sumado otras 260 renuncias más.

  

Los representantes municipales han recalcado en numerosas ocasiones que que se ha tratado de "engañar a muchos de los usuarios diciendo que el Ayuntamiento ha privatizado el servicio" y ha defendido que siempre lo ha estado, porque Cruz Roja había obtenido las adjudicaciones participando en un concurso público al que podían concurrir otras empresas.