Cruz Roja, con la solidaridad por ‘banderita’

La organización ha celebrado este jueves el Día de la banderita para recaudar fondos y ayudar a los más afectados por la crisis, acto en el que han cooperado varias empresas y clubes deportivos de la ciudad.

La fecha estaba indicada en rojo en el calendario, valga la expresión. El Día de la banderita es ya un clásico de la Cruz Roja en Valladolid año tras año para recaudar fondos y ayudar a los menos favorecidos, y esta vez no podía ser una excepción.

 

Este jueves no había más que darse un paseo por las calles del centro para toparse, casi sin querer, con cualquiera de las 26 mesas en las que los voluntarios de la organización recogían las donaciones que todo ciudadano quisiera hacer de manera desinteresada. La campaña forma parte del llamamiento ‘Ahora + que nunca’, con la intención de prestar atención social a gente con necesidad.

 

Por suerte, Valladolid es una ciudad solidaria. Bien claro lo tiene la presidenta de Cruz Roja en la provincia, Marta Varas. “Se nota que la gente pone de su parte y que Valladolid es una buena ciudad en este aspecto. Ojalá superemos la cifra del año pasado, 42.000 euros, con la que ayudamos a ni más ni menos que a 114 personas”, explica.

 

“Todo lo que se recoja irá directo para ayudar a aquellos que, por ejemplo, no pueden comer, necesitan un empujón o como el caso que tuvimos de un anciano que no podía pagarse la calefacción en invierno”. Queda claro que la buena causa lo merece.

 

Todo aquel que echaba unas monedas a cualquiera de las huchas de los voluntarios, obtenía inmediatamente su “banderita”, una pegatina en el pecho con el símbolo de Cruz Roja para presumir de solidaridad. Pero también ha habido quienes han decidido hacer un pequeño esfuerzo aún mayor.

 

RIVALIDAD SANA

 

Y es que no podían faltar tampoco en una tarea de este calado dos auténticos clásicos de esta campaña. Hablamos de dos instituciones como son los clubes de rugby más importantes de Valladolid, el VRAC Quesos Entrepinares y El Salvador.

 

“Siempre digo que el rugby tiene dos responsabilidades, la deportiva y la social. No todo lo que hacemos se tiene que quedar sobre el campo y ser deportivo”, explicaba el entrenador de El Salvador, Juan Carlos Pérez, a Tribuna mientras sus chicos, ni cortos ni perezosos, paseaban por la Plaza de Santa Cruz con las correspondientes huchas y pegatinas.

 

“Aquí estamos para lo que haga falta ayudar. Una cosa así es algo que gusta hacer”, ha concluido un sonriente Pérez.

 

Los que tampoco han querido quedarse atrás han sido los jugadores del VRAC. A ellos les ha tocado situarse en la Plaza Martí y Monso, junto a la de Poniente. “Es una forma de divertirse mientras ayudas a la gente”, aseguraba el jugador Nacho Muller, hucha en mano. Cierto era, pues mientras varios jugadores paseaban por la Plaza buscando quienes quisieran convertirse en “abanderados”, otros descansaban y bromeaban con los otros voluntarios de la mesa.

 

“Ya lo hemos hecho otros años, no es ni mucho menos la primera vez, y lo cierto es que es algo que gusta. A fin de cuentas es por una buena causa”, seguía el capitán.

 

Así, con 26 puestos de personas que querían ayudar a otras personas, concluía el Día de la Banderita en Valladolid, uno más hasta el año que viene. ¿Cuánto se recaudará? ¿A cuántas personas se podrá ayudar? Difícil de saber todavía, pero lo importante es que el primer paso, el solidario, ya está dado.