Critican posible designación de exdirectiva RTVV cuando el secretario general del ente fue condenado por abusos

Las tres extrabajadoras de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) que sufrieron acoso y abuso sexual por parte del que fuera secretario general del ente, Vicente Sanz, --que reconoció los hechos y pagó una multa de 15.696 euros-- han mostrado su "indignación" ante el posible nombramiento, a propuesta del PP, de la periodista Maite Fernández como miembro del Consejo Rector de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC).

VALENCIA, 27 (EUROPA PRESS)



"Consideramos inaceptable que forme parte de este nuevo organismo una persona que fue jefa de Informativos de Canal 9 durante la etapa en que sufrimos los abusos y que no hizo nada para evitarlos, ni siquiera se enteró que estaban pasando, según fue capaz de declarar ante el juzgado. Ella era consciente de nuestras continuas subidas al despacho de Vicente Sanz, a petición de éste último, y no sabemos si no le interesaba o ya sabía cuál era el motivo", aseguran en un comunicado.

Las exempleadas de la televisión pública valenciana añaden que, incluso, cuando alguna de ellas se negaba a subir, era Fernández "la que hacía de intermediaria con Sanz y comunicaba la orden para subir: 'Vicente Sanz, que subas'", mientras que "en otras ocasiones, mostraba su descontento ante las continuas idas y venidas al despacho manifestando '¿otra vez?', tal y como consta en la declaración judicial de una de las denunciantes".

En la misma línea, las tres mujeres reprochan que "Maite Fernández fue capaz de declarar en el juzgado que nunca supo, nunca fue consciente, nunca sospechó lo que sabía mucha gente que se encontraba en el mismo sitio". "Si esto fuese verdad, --observan-- sería igual de
preocupante su incapacidad para enterarse de lo que sucede a su alrededor, del mismo modo que lo sería no hacer nada para evitarlo".

"Lo más preocupante es que este tipo de personas pueda formar parte de un Consejo Rector de un medio público de tanta importancia. De hecho, parece que nunca se preguntó el motivo por el que una trabajadora está de baja, y lo que es más grave, nunca ha mostrado un mínimo de preocupación o de apoyo cuando ya no podía ignorar los hechos, puesto que formaban parte del dominio publico", denuncian.

"Por estos motivos, no comprendemos esta propuesta por parte de un partido político que quiere desligarse de aquellas formas de hacer política o de aquellas o de aquellos tipos de gestión de entes públicos. Y lo que sería peor, es que cualquier otro partido político sea capaz de apoyarlo votando a favor o absteniéndose", concluyen.