Cristiano calma las turbulencias en la 'casa blanca'

El Madrid logró una cómoda goleada (4-0) ante el Copenhague.

FICHA TÉCNICA.

  

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo; Illarramendi, Khedira (Morata, min.74), Modric (Isco, min.67); Di María, Cristiano Ronaldo y Benzema (Jesé, min.81).

  

COPENHAGUE: Wiland; Jacobsen, Mellberg, Sigurdsson, Bengtsson; Delaney, Claudemir, Gislason, Toutouh (Bolaños, min.63); Jorgensen (Kristensen, min.73) y Braaten (Adi, min.66).

 

GOLES

   1-0, min.21, Cristiano Ronaldo.

   2-0, min.65, Cristiano Ronaldo.

   3-0, min.71, Di María.

   4-0, min.90+1, Di María.

  

ÁRBITRO: Matej Jug (ESL). Amonestó a Modric (min.44) por parte del Real Madrid. Y a Braaten (min.63) y Delaney (min.88) por parte del Copenhague.

  

ESTADIO: Santiago Bernabéu.

El Real Madrid ha conseguido una cómoda goleada (4-0) ante el Copenhague danés en la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, gracias un doblete de Cristiano Ronaldo y otro de Di María que les coloca como líderes destacados del Grupo B con seis puntos y pone un poco de paz en el enrarecido ambiente del Bernabéu.

  

Tras el sonado tropiezo del pasado sábado ante el Atlético de Madrid, volvió la 'Champions' para calmar las turbulentas aguas que bajaban por Chamartín. El Real Madrid se dio un festín que sirvió como bálsamo ante el presumiblemente conjunto más débil del grupo, el Copenhague, que sufre incluso en la competición local, donde es penúltimo ocupando plaza de descenso con ya diez jornadas disputadas.

  

De regresos iba la noche, y además del conocido de Casillas a la portería del Bernabéu ocho meses después en partido oficial, Ancelotti introdujo en el once inicial a Varane y Marcelo, ya recuperados de sus respectivas lesiones. Además, optó por un 'trivote' con Illarra, Modric y Khedira, que gozó de muchas llegadas al estar más liberado del trabajo defensivo, lo que relegó a Isco al banquillo.

  

Con comodidad mandó el Real Madrid desde el comienzo, y ya a los cinco minutos pudo estrenar el marcador por medio de Benzema, pero el desafortunado delantero francés remató incomprensiblemente fuera un centro de Marcelo haciendo aparecer los primeros murmullos en la grada. Rondaban los blancos el área visitante y a los 21 minutos de nuevo un balón colgado por el lateral brasileño, un puñal por la izquierda, lo mandó al fondo de las mallas Cristiano Ronaldo, quién si no.

  

La debilidad del Copenhague permitió al Real Madrid seguir acumulando llegadas y, hoy sí, armar jugadas elaboradas y combinaciones por todo el frente de ataque, dando posiblemente las primeras muestras del empecinamiento del entrenador por hacer jugar bien a este equipo. Di María tuvo hasta tres ocasiones para doblar la ventaja, pero se llegó al descanso con el solitario gol del portugués, lo que hizo que el público mostrara su impaciencia con una pitada.

  

Tras el descanso siguieron apretando los de Ancelotti, que encontraron una defensa más abierta gracias al resultado y a las constantes subidas de Marcelo por su banda. Y en ese ambiente es donde este Madrid se encuentra más cómodo. Pudo llegar de varias formas, pero tuvo que ser de nuevo Cristiano Ronaldo --el quinto gol en dos partidos-- el que ampliara el marcador finalizando una bonita jugada trenzada entre Benzema, Di María y el luso.

  

Quería más el Madrid y pedía más la afición, por lo que continuaron con el mono de trabajo puesto, especialmente un incisivo Di María, que encontró el premio a su entrega con dos postreros goles, ambos con la zurda tras conducción individual, lo que hizo que el público se reconciliara por el momento con el equipo, con todos excepto con un Benzema al que despidieron con más pitos que aplausos cuando fue sustituido por Jesé.