Crece un 15% el número de plazas residenciales en Castilla y León con un aumento del 12,8% en la ocupación

Centro de Día de Puerto Lumbreras

El número de plazas de atención residencial para personas mayores ha crecido un 15,1 por ciento en Castilla y León desde 2007 y ha alcanzado las 44.648 en total, lo que demuestra que el sector residencial "está sabiendo superponerse a la crisis económica".

VEGA DE ESPINAREDA (LEÓN), 15 (EUROPA PRESS)



Así lo ha significado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, durante su visita a la residencia Piñera, de la localidad leonesa de Vega de Espinareda.

Según sus datos, en los dos últimos años la oferta ha sumado 1.200 nuevas plazas residenciales y se han abierto doce nuevas residencias para personas mayores.

Marcos ha insistido en que este incremento en el número de plazas, "continuo año tras año", ha sido "incluso muy superior" al crecimiento que ha experimentado la población mayor de 65 años en la Comunidad. Así, mientras que las plazas residenciales han crecido un 15,1 por ciento la población con 65 o más años lo ha hecho en un 2,7 por ciento -doce puntos y medio de diferencia-.

"Esto ha hecho que Castilla y León aumente aún más su cobertura total de plazas residenciales y que revalide su primera posición a nivel nacional", ha explicado la consejera que ha informado de que se ha pasado de un 6,67 por ciento de cobertura de plazas en 2007 al 7,61 por ciento en 2013.

Marcos ha asegurado también que a pesar de esta mayor oferta residencial el nivel de ocupación en los centros ha experimentado una mejoría, cifrada en un 12,8 por ciento, hasta alcanzar una tasa del 88 por ciento.

Para la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades la "clave" está en que se adoptó un conjunto de medidas que han llevado a que el porcentaje de plazas vacantes se rebaje del 22 por ciento al 12 por ciento actual.

Entre esas medidas figuran que el sector que agrupa a los servicios profesionales y la propia Administración autonómica ha abierto la puerta a la innovación, ha apostado por un nuevo modelo residencial adaptado a las demandas de la población mayor de la Comunidad y ha ajustado sus precios a la situación económica actual.

A esto ha sumado que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades acordó con el sector incrementar entre un 20 y un 70 por ciento las cuantías máximas que percibe una persona en situación de Dependencia para garantizar que pueda acceder a un centro residencial, o que todas las plazas de dependientes cuenten con financiación pública.

"Estas mejoras están llevando a las personas dependientes a preferir los servicios profesionales y a elegir los servicios que ofrecen las residencias como una alternativa más atractiva", ha significado Milagros Marcos.

A su juicio, estas actuaciones han contribuido a que Castilla y León sea la comunidad que más empleo genera vinculado a los servicios a las personas dependientes -6,18 empleos por cada 1.000 habitantes, casi el doble del promedio de España- hasta alcanzar los más de 15.000 puestos de trabajo, "un dato muy relevante si se tiene en cuenta que la estimación es que la población de más de 65 años en Castilla y León crezca del 23 por ciento actual al 28 por ciento en 2020".

Marcos ha situado la nueva residencia de Piñera en este escenario de crecimiento de plazas. La residencia de forma parte del plan que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades aprobó en 2009 para acabar con el déficit de plazas que tenían algunas áreas de la Comunidad, al no llegar a cinco plazas por cada 100 mayores de 65 años que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según ha recordado, el compromiso era construir 307 plazas en la zona del Bierzo antes de que finalizara 2015, donde la Consejería ya ha ejecutado el 77 por ciento de las plazas y la zona disfruta de 237 nuevas plazas. De esta forma se han abierto, además de la residencia de Vega de Espinareda, la de Carracedelo, Folgoso de la Ribera y Páramo del Sil.

RESIDENCIA PIÑERA DE VEGA DE ESPINAREDA

El centro de personas mayores de Piñera cuenta con una plantilla de 29 trabajadores y con capacidad para 62 residentes, "si bien, al formar parte del modelo de centros multiservicios, está abierto a ofertar servicios profesionales a las personas mayores que viven en la zona, para que puedan permanecer en sus domicilios el mayor tiempo posible si lo desean".

Así, desde el centro se podrá ofrecer a los vecinos la posibilidad de contar con el servicio de promoción de la autonomía personal, acudir al centro a comer o a tomar un café, contar con catering a domicilio, ir al podólogo, a la peluquería o usar la lavandería.

La Junta de Castilla y León para velar por la sostenibilidad del centro financia los servicios a las personas dependientes en función de su capacidad económica.

Abrir las residencias al entorno, tal y como ha explicado la consejera, mejora la atención a las personas de la zona, ayuda a asentar población en el entorno rural, favorecer el empleo, rentabiliza los servicios e instalaciones de los centros, facilita su viabilidad económica y, además, mejora la transición de las personas de su hogar a la residencia cuando sea necesario.

Construida sobre una superficie de 2.659 metros cuadrados, dispone de 34 habitaciones. En la planta principal se ubican los servicios comunes para la residencia y el centro de día. En ella están el vestíbulo principal, las habitaciones, el comedor, la sala de dirección, de control, de fisioterapia, de terapia ocupacional, de médico y de ATS, así como los almacenes, peluquería y sala de podología.

La población de Vega de Espinareda asciende a 2.380 habitantes, de los que 680 son mayores de 65 años, lo que supone el 28,57 % de su población.