Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Cotillones y bonocopas para pasar la última noche del año en Valladolid

La noche de fin de año los vallisoletanos recurren tanto a los habituales cotillones como a los bonocopas que ofrecen la posibilidad de moverse durante toda la velada por distintos bares a un módico precio.

A falta de unos quince días para que termine el 2014, los preparativos para la fiesta de fin de año ya están en marcha. Las previsiones para los hosteleros ante esta fiesta ineludible son “positivas”. Lo ha constatado José Alberto Torrecilla, responsable de comunicación de la Asociación de Hosteleros de Valladolid. “El año pasado funcionaron bien los cotillones que se celebraron en lugares cerrados”, ha explicado.

 

Si la idea es la de echarse a la calle y disfrutar del ambiente festivo que ofrece la noche vallisoletana para celebrar Fin de Año y la entrada de 2015, hay dos opciones principales. La más común pasa por contratar un pack de cotillón que incluya bebidas toda la noche, dulces, la típica bolsa de matasuegras y antifaz y un bien avenido chocolate con churros al amanecer o, para los que prefieren salado, sopas de ajo.

 

Según Torrecilla, los precios por este paquete oscilan entre los 60 y los 80 euros y suelen ser la opción más recurrente para los jóvenes de entre dieciocho y veinte años que comienzan a entrar en la noche.

 

Pero hay otro tipo de clientes. Clientes más habituales que prefieren salir por los establecimientos de la capital vallisoletana en lugar de quedase en un mismo sitio toda la noche. Para ellos se viene realizando desde hace unos años una iniciativa en la que han unido fuerzas diferentes bares de copas. 

 

Se han creado así los bonocopas, que permiten a los clientes tomar cuatro o cinco consumiciones en distintos bares por el precio de cinco euros cada una. “De esta manera la copa es más barata para los usuarios porque esa noche se suelen subir los precios debido a que los camareros cobran más”, ha apuntado Torrecilla.

 

La oferta se alarga hasta la noche de Reyes y quien obtenga estos bonos por unos 25 euros, calcula Torrecilla, cuenta con una consumición más para la noche del 6 de enero. Los hoteles sin embargo reducen su oferta y ya no acostumbran a ofrecer cena, aunque hay excepciones.

 

En la variedad está el gusto y lo más importante es que la última noche del año todos los bares, pubs y discotecas de Valladolid no encuentran límite en su horario de cierre.