Cotejada la caligrafía de la policía local para saber si participó en el seguimiento a Isabel Carrasco

La policía local sigue ingresada en la cárcel de Mansilla de Mulas

La policía local Raquel G., ha sido sometida a un cotejo de escritura, como también hicieron las otras dos acusadas, para comprobar si su letra coincide con la de escritos y mapas aparecidos en casa de Triana M.G.

La policía local Raquel G, imputada por el crimen de la presidenta del PP y de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ha sido sometida en la prisión leonesa de Mansilla de las Mulas a un cotejo de escritura, una prueba caligráfica mediante la cual los investigadores quieren comprobar si su letra coincide con la de los escritos y mapas aparecidos en casa de Triana M.G., en los que se detallaba el seguimiento realizado a la víctima.

 

Estos papeles, que fueron descubiertos en el registro de la casa de Triana M.G, reflejan el cerco establecido a Isabel Carrasco durante meses.

 

Con esta prueba, los investigadores tratan de descubrir el papel de la policía local en el crimen y conocer si ella participó en la planificación de los hechos.

 

Esta misma prueba caligráfica ha sido también realizada a las otras dos imputadas por estos hechos, a la asesina confesa de Isabel Carrasco, Montserrat G, su hija, Triana M.G.
Reitera su inocencia

 

Por otro lado, la defensa de Raquel G. ha vuelto a reiterar la "absoluta inocencia" de la agente y ha manifestado que "con total seguridad" ella no participó en el crimen de la presidenta de la Diputación de León.

 

Aunque uno de los letrados, sí ha reconocido que la policía local "se ha equivocado en algunas cuestiones" como no comunicar a sus superiores en un primer momento que había estado con Triana M.G. momentos después del tiroteo, pero que "en ningún momento participó en ningún plan preconcebido desde hace tanto tiempo", ha añadido en referencia a la planificación del crimen.

 

Del mismo modo, la defensa ha reiterado la no implicación de Raquel G. como intermediadora para que las otras dos imputadas adquirieran el arma con la que presuntamente acabaron con la vida de Isabel Carrasco.

Noticias relacionadas