Cospedal defiende mecanismos que "cercenen la corrupción" y exige ejemplaridad a los políticos

Dice ante Aznar que hay que tener "una mirada larga que atisbe el horizonte más allá del corto plazo"

La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha defendido este lunes la necesidad de dotar a la sociedad de mecanismos "capaces de cercenar la corrupción" y lo ha hecho cuatro días después del ingreso en prisión del extesorero 'popular' Luis Bárcenas, al tiempo que ha reivindicado el papel de la política y el "deber de ejemplaridad" de los políticos.

 

Así lo ha asegurado durante su discurso de inauguración de la décima edición del Campus FAES 2013 -que este año se celebra en Guadarrama- cuya presentación ha corrido a cargo del expresidente del Gobierno José María Aznar, quien, al contrario que en ediciones pasadas, no ha pronunciado discurso alguno.

 

A su llegada al acto, ni Cospedal ni Aznar, que 'se han visto las caras' por primera vez tras las críticas del expresidente a la gestión de Rajoy, han querido hablar sobre Bárcenas, pese a las numerosas preguntas que le han dirigido la nube de periodistas que les esperaba a su llegada.

 

LA POLÍTICA INMUNIZA CONTRA LA TIRANÍA


Durante su intervención, la secretaria general del partido ha dado sus 'recetas' para superar la actual desafección de los ciudadanos y ha reivindicado la "grandeza" de la política. A su juicio, "la política inmuniza contra la tiranía, el populismo, las demagogias o las verdades absolutas" y, por tanto, cree que tratar de "destruirla" es "renunciar" a lo que en nuestra sociedad "ha puesto orden al pluralismo y la diversidad".

 

"Aquellos que tanto alardean de es que el tiempo de la antipolítica no se dan cuenta de que la mejor protección contra el populismo, la demagogia y la anarquía es precisamente la política con mayúsculas, y cuando no se cree en la política, a veces la tiranía empieza a pasear", ha indicado.

 

Pero, además, la dirigente 'popular' ha apelado al "deber de ejemplaridad" de los políticos apuntando que "hoy más que nunca la ética pública no es una cuestión baladí", y ha llamado a convertir la política en una actividad desempeñada "por personas para personas" y a luchar contra la idea de que sólo busca el voto "cortoplacista. "Sólo aplacaremos los reproches si recuperamos la vida pública y sus valores y, sin caer en equívocos, ofrecemos soluciones nuevas y comprometidas", ha apostillado.

 

Cospedal ha recalcado que hay que ofrecer a los ciudadanos una nación "cargada de futuro y porvenir", algo que, a su entender, sólo es posible si se defiende una política "al servicio de la libertad", que "vele" por las instituciones democráticas, que tenga mecanismos "capaces de cercenar la corrupción allá donde brote", que "garantice" la cohesión social, que "dé alas" a la sociedad civil y que "potencie" las capacidades individuales.

 

LA SOCIEDAD PEDÍA CAMBIOS "A GRITOS"

 

En este punto, la secretaria general de los 'populares' ha destacado que corresponde al PP recuperar la "esencia" de lo que históricamente ha sido la "grandeza" de la política para poner de relieve, a renglón seguido, que el proyecto reformista que está llevando a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy está consiguiendo sacar adelante las "pretensiones íntimas" de una sociedad española que pedía cambios "a gritos".

 

"Cambios en todo -ha proseguido-: en nuestra percepción de la vida, en los valores que imperan y en la forma de ejercer el Gobierno, y llevar adelante un auténtico proyecto reformista que nos permita llegar a la sociedad española y europea ofreciendo soluciones nuevas a un momento nuevo". Según ha añadido, éste es el papel que tienen que jugar los partidos políticos y el papel que le corresponde jugar "de forma comprometida e ilusionante" al PP.

 

En presencia de Aznar, la responsable del PP ha remarcado que en los tiempos en los que vivimos los líderes españoles y europeos han de tener "una mirada larga que atisbe el horizonte más allá del corto plazo", atender los "aires nuevos" de la globalización y saber diferenciar "la vieja política de la nueva política".

 

Durante su alocución, Cospedal ha vuelto a salir en defensa, como ya hiciera este fin de semana, la política de becas que está promoviendo el ministro de Educación, José Ignacio Wert, asegurando que "no es incompatible defender la escuela pública y al mismo tiempo reivindicar la excelencia y la calidad".

 

Y, en este punto, no ha desaprovechado para cargar contra la izquierda española y europea, a la que ha acusado de "engañar" a los ciudadanos haciéndoles creer que la única política posible para defender la solidaridad es "la del gasto desenfrenado" y a los que les ha echado en cara que "maldigan" el liberalismo y le culpen de todas las crisis nacionales e internacionales cuando, según ha replicado, "no fueron los liberales quienes se apropiaron de aquello del todo vale".