Controversia por el pago de un millón de euros a los remolacheros por el valor de la pulpa

Una sentencia de la Audiencia Provincial de Zamora da la razón a un cooperativista de UCCL por lo que Bristish Sugar tendría que compensar con un millón de euros a los remolacheros. Azucarera considera que solo debe pagar lo establecido en contrato.

La multinacional británica British Sugar tendrá que resarcir con un millón de euros a los remolacheros de Castilla y León que reclamaron el pago íntegro de la pulpa en cumplimiento del Acuerdo Marco suscrito el 10 de marzo de 2008 entre la Junta y las dos industrias azucareras, Ebro y Acor, y que garantizaba un precio mínimo de 40 euros por tonelada.

   

Según ha informado este jueves el responsable de remolacha en UCCL, Juan Antonio Rodríguez, se trata de una "sentencia firme" de la Audiencia Provincial de Zamora que da la razón a un socio de esta organización y a la cooperativa segoviana Glus que llevaron este caso a los juzgados hace ya más de dos años en una estrategia de la OPA que prefirió no hacer una demanda colectiva para evitar las elevadas costas que suponía.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, Rodríguez ha destacado la importancia de esta sentencia por entender que "crea jurisprudencia" y que podría ser extensiva al resto de los socios de UCCL y de otras cooperativas que no aceptaron la pretensión de British Sugar de entregar la remolacha con la pulpa y que tendrán que recibir ahora ese millón de euros.

 

En este sentido, ha recordado que otras organizaciones agrarias sí optaron por renunciar a este "subproducto histórico" de la remolacha, lo que favoreció la situación de "monopolio" que "casi casi ha conseguido"  British Sugar, que habría dejado de pagar a esos cultivadores a su vez en torno a 3 millones de euros.

 

El responsable de remolacha en UCCL ha abogado por negociar con British Sugar el pago de ese millón de euros a los que tienen derecho los cultivadores que no renunciaron a la pulpa, máxime cuando la multinacional británica ha ganado 210 millones de euros en los últimos tres ejercicios por lo que un millón supondría "unas perrillas" para los remolacheros en unos momentos de dudas e incertidumbres sobre el mantenimiento de este cultivo. "Teníamos serias dudas de llevarlo a buen puerto", ha admitido Rodríguez, quien ha considerado que si British Sugar no paga ahora los 2,30 euros por tonelada sin pulpa a los que se comprometió en el Acuerdo Marco de 2008 es que no tiene verdadero interés por el mantenimiento de la remolacha.

 

Juan Antonio Rodríguez ha recordado que ese acuerdo sólo ha sido cumplido por Acor ya que la otra parte firmante, la Junta de Castilla y León, ha retirado el complemento de tres euros, lo que ha motivado una reclamación administrativa a la que seguirá el correspondiente contencioso administrativo ya presentado y admitido. "El proceso judicial es lento pero seguro aunque llega a destiempo", ha lamentado el responsable de remolacha en UCCL, quien ha explicado que si no se inicia el camino al final no hay respuesta.

 

Finalmente, ha lamentado el resultado de un Acuerdo Marco que se suscribió en marzo de 2008 para buscar la estabilidad del sector cuando  "el abandono ha sido impresionante", con una caída de la superficie sembrada del 18 por ciento en la última campaña.

 

 

AZUCARERA SE AFERRA A LOS CONTRATOS

 

La empresa Azucarera ha aclarado que la sentencia no es firme, a diferencia de lo que han mantenido este mismo jueves los representantes de la organización profesional agraria demandante. En este sentido, fuentes de Azucarera han confirmado a Europa Press su intención de recurrir la sentencia de la Audiencia Provincial de Zamora contra la cabe recurso por interés casacional y para lo que hay un plazo de 20 días.

 

No obstante, en un comunicado de prensa remitido este jueves Azucarera ha considerado "prematura" cualquier valoración sobre la repercusión que puede tener la sentencia en el sector ya que "no es firme". Según ha explicado la empresa, su obligación es pagar el precio fijado en el contrato de compraventa que es "el establecido en los acuerdos interprofesionales". En este sentido, ha aclarado que el Acuerdo Marco de marzo de 2008 suscrito por la Junta y las dos industrias azucareras, Ebro y Acor, no es de carácter interprofesional "y, por lo tanto, no forma parte del contrato de compraventa sino que para su aplicación es necesario alcanzar otros acuerdos parciales que son los firmados por las OPAs".

 

Del mismo modo, ha recordado que el precio fijado fue acordado por Azucarera y por todas las organizaciones que agrarias a excepción de una, precisamente UCCL. Azucarera ha aclarado por último que la Audiencia Provincial de Zamora  apoya su decisión en un Reglamento 318/06 que estaba derogado cuando se firmaron los contratos y lamenta que haya dejado de aplicar la normativa europea que regula los contratos de suministro de remolacha "y que, expresamente, establece que las condiciones de venta se fijarán mediante acuerdos interprofesionales".