Continúan las idas y venidas en la enfermería del Pucela

Larsson tomó contacto con el grupo en el entrenamiento del lunes, mientras que Javi Guerra tuvo que retirarse este martes por precaución pero podrá jugar contra el Sevilla.

La enfermería del Real Valladolid es estos días una montaña rusa. Unos van, otros vienen, aquel parece que saldrá en unos días, este otro cae lesionado en el entrenamiento. La realidad es que más allá de Osorio y Víctor Pérez, que no estarán este domingo ante el Sevilla, el resto –hasta seis jugadores- tienen posibilidades de vestirse de corto. Todo depende de cómo se vayan desarrollando sus respectivas dolencias esta semana.

 

El último en caer ha sido Javi Guerra, que en la mañana de este martes ha tenido que retirarse del entrenamiento con unas molestias en la rodilla. Se encendían las alarmas, pero por suerte todo quedó en un susto. Apenas transcurrida una hora, después de que el doctor Pablo Grande explorara al delantero, se confirmaba que no era nada y que podrá estar en la convocatoria del domingo.

 

El malagueño se mostraba optimista de cara al choque después del entreno. "Estamos entrenando bien y tenemos muchas ganas de conseguir otra victoria", aseguraba, para después incidir en que "tres puntos más supondrían ganar en confianza".

 

La otra buena noticia llegaba de la mano de Dani Larsson, que desde que se lesionara el lejano 27 de julio, casi tres meses después, volvió a hacer por fin trabajo con el resto del grupo en la tarde de este lunes. El centrocampista sueco no ha llegado a debutar aún en Liga y JIM ha comentado que en este tipo de lesiones lo que más le preocupa es “el estado anímico del jugador, que puede llegar a desmoronarse”. Este lunes se le veía con la sonrisa en la cara, por fin, y ya ha dejado claro que su prioridad es llegar al domingo.

 

El resto de tocados están pendientes de un hilo. Manucho ha vuelto por fin tras cumplir el permiso del club que le llevó hasta su Angola natal y entrenó también con total normalidad, por lo que parece que en ese sentido JIM contará con otra alta segura, pero Óscar, Sastre y Álvaro Rubio son hoy día una incógnita.

 

El cuerpo médico es optimista, y lo que está claro es que el parón liguero ha hecho mucho bien a la maltrecha plantilla del Real Valladolid, pero habrá que esperar a la evolución de todos ellos para ver si finalmente pueden ser de la partida. El salmantino y el mallorquín entrenaron aparte este martes, por lo que es pronto para decir nada.

 

Mientras, el equipo sigue entrenando estos días en los campos de Laguna de Duero –por cierto que este martes estuvieron presentes los jugadores del filial Anuar, Zubi, Fran No y Daniel-, ya que los Anexos siguen patas arriba con el cambio de césped que se espera termine este jueves.

Noticias relacionadas