Contador y Froome 'besan' el suelo en la caótica etapa inaugural de Córcega

Kittel se lleva la victoria al 'sprint' y se convierte en el primer líder de la ronda gala.

El corredor alemán del conjunto Argos Shimano Marcel Kittel ha vencido en la primera etapa del Tour de Francia, celebrada sobre 213 kilómetros entre las localidades de Porto Vecchio y Bastia, y se coloca de esta manera como primer líder de la edición número 100 de la ronda gala, mientras que Alberto Contador (Saxo-Tinkoff) se vio implicado en una caída a falta de algo más de tres kilómetros que no le hizo perder renta con los favoritos al dar la organización el mismo tiempo a todos los corredores.

  

Parecía una jornada plácida la primera de esta edición de la ronda francesa. Una etapa larga (213 kilómetros) pero con una única cota puntuable de cuarta categoría. Todo parecía propicio para una llegada con un sprint masivo pero la primera semana del Tour siempre es una caja de sorpresas. Una de las máximas de estas primeras etapas es que, en ellas, nunca se gana la carrera pero sí que puede perderse. La razón de ello son las caídas que siempre suelen darse por una razón puramente física: muchos corredores, muchos nervios y una carretera en la que no suelen entrar todos.

  

Hoy se vio involucrado en una de ellas Alberto Contador. El de Pinto se fue al suelo en una macrocaída a tres kilómetros de meta en la que se vio implicado otro candidato al triunfo en París, el australiano Cadel Evans (BMC Racing), y los dos hombres llamados a vencer la etapa de hoy, el británico Mark Cavendish (Omega Pharma) y el eslovaco Peter Sagan (Cannodale). Contador entró en meta con un golpe en la clavícula izquierda, el cual se desconoce aún si es grave.

 

Antes que el madrileño, se había caído el principal candidato a la victoria en París, el británico Chris Froome (SKY), pero éste fue en el tramo neutralizado de la carrera y sin consecuencias.

  

Por si esto fuera poco, cerca estuvo la etapa de verse recortada tres kilómetros debido al autobús del equipo Orica GreenEdge. El vehículo del conjunto australiano se quedó atascado en la línea de meta y no fue hasta que restaban cinco kilómetros cuando los operarios consiguieron echarlo hacia atrás. La organización había previsto acabar en el cartel de tres a meta, situado al lado de una rotonda, con lo que el final hubiera pasado a la historia por esperpéntico.

 

DOS ESPAÑOLES EN LA PRIMERA FUGA

  

Antes del caos de los últimos kilómetros, la carrera estuvo marcada por una escapada que empezó casi desde el kilómetro 0. Jerome Cousin (Europcar), Juan José Lobato (Euskaltel), Lars Boom (Belkin), Juan Antonio Flecha (Vacansoleil) y Cyril Lemanc (Sojasun) fueron los primeros 'fugados' de este Tour de Francia.

  

En ningún momento dio la sensación de que tuvieran opciones de llegar a meta ya que el pelotón no les concedió nunca más de cuatro minutos. Para lo que sirvió esta fuga fue para que Lobato pasara primero por la cima de Sotta y sea el primer líder de la montaña. Buena noticia para Euskaltel, que se ve con protagonismo en la carrera desde el primer día.

  

El pelotón fue jugando con las ventajas de los escapados hasta que el trabajo de los equipos interesados en llegar al 'sprint' (Cannodale y Omega Pharma sobre todo) se intensificó y la fuga fue perdiendo paulatinamente tiempo. Así primero Lobato a 60 kilómetros del final y luego los otros cuatro fugados (a 37 de meta) acabaron siendo capturados por el grupo.

  

Antes de la caída de Contador, el Team Saxo-Tinkoff intentó una maniobra ofensiva. A falta de 30 kilómetros, el equipo danés trató de pillar a alguien desprevenido en una zona propensa para los abanicos. No consiguieron su objetivo y de ahí al final ya fue el terreno del desorden y de las caídas (Hesjedal también acabó en el asfalto), un caos en el que el alemán Kittel ha conseguido reinar y ser el primer líder de la carrera.