Contador, 'Purito' y Valverde retan desde hoy al favorito Froome

La isla de Córcega dará este sábado el pistoletazo de salida a la edición centenaria del Tour de Francia, la gran vuelta más prestigiosa del mundo, marcada este año por el retorno de Alberto Contador (Saxo-Tinkoff).

Serán 23 días, con dos de descanso, donde los mejores del mundo, salvo el defensor del título y Vincenzo Nibali, tercero en 2012, se medirán sobre un atractivo diseño, donde los Alpes, con Mont Ventoux y Alpe d'Huez por partida doble, se presentan claves y donde las cronos no jugarán un papel tan decisivo por no ser excesivamente largas, por lo que puede aumentar un abanico de favoritos ya de por sí bastante amplio.


Pero sin duda, Chris Froome, ese 'desconocido' que se dio a conocer en la Vuelta a España de 2011 donde rozó la victoria para quedar segundo tras Juanjo Cobo, y que un año después parecía estar más fuerte incluso que su jefe de filas en la 'Grande Boucle' escoltándole finalmente en el podio, se perfila como el rival a batir por todos.

Con un impresionante estado de forma prácticamente desde el inicio de temporada, con triunfos en la Vuelta a Omán, Criterium Internacional, Dauphiné y Tour de Romandía, rodeado de una poderosa escuadra, adalid de la modernidad y del cálculo de todas las situaciones, y capaz de subir y de contrarrelojear al mejor nivel, el de origen keniata quiere volver a dar lustre al ciclismo británico y defender la victoria del año pasado de 'sir' Wiggins, fuera del Tour tras ver el recorrido y elegir un Giro que le resultó aciago.

El Sky le ha puesto a su disposición un equipo de nivel, con la ayuda del joven australiano y aspirante al podio Richie Porte, que ya demostró en el Criterium Dauphiné de lo que es capaz, firmando el doblete final en una carrera donde estaban también Alberto Contador, Joaquím Rodríguez y Alejandro Valverde.

La formación de Dave Brailsford manejó con mano de hierro la pasada edición del Tour, pero ya está advertida que este año habrá mucho más movimiento del que intentó esporádicamente el italiano Vincenzo Nibali. Contador siempre promete 'batalla' si las piernas le responden y sus dos compatriotas también querrán mover la carrera. Además, hay otro retorno de nivel, el del luxemburgués Andy Schleck (RadioShack), que quiere ganar su primera 'Grande Boucle' en la carretera tras concedérsele la victoria de 2010 del pinteño por su positivo por clembuterol.

AÑO SIN BRILLO

Contador lleva dos años sin brillar en la ronda gala. En 2011 no estuvo a su mejor nivel tras hacer el Giro de Italia y tuvo que hincar la rodilla para acabar quinto, mientras que el año pasado no pudo acudir, un motivo más que le puede aumentar su motivación en una carrera que conoce a la perfección y que ya ganó en 2007 y 2009.

El ciclista madrileño asegura no tener ningún ánimo de revancha por perderse la cita del año pasado y tampoco está preocupado porque en esta campaña no se esté mostrando tan protagonista como en otras ocasiones, y con sólo una victoria parcial, en el Tour de San Luis a principio de temporada.

Bjarne Riis también ha rodeado a su jefe de filas de un buen equipo, que deberá en primer lugar solventar la crono por equipos y no ceder demasiado respecto al Sky. Luego, será el turno del de Pinto, a un nivel más bajo de lo habitual en la contrarreloj esta temporada, como se demostró en el Dauphiné, cuando cedió más de tres minutos con Froome.

Contador ya ha advertido que planteará su táctica tras la contrarreloj individual, pensando sobre todo en el terreno que tendrá en los Alpes, pero el británico ya sabe de lo que es capaz el español, en ocasiones imprevisible y genial como en el Tour de 2011 o en su voraz ataque a 'Purito' en la última Vuelta.

'PURITO', SEÑALADO COMO GRAN CANDIDATO.

Junto a él, y ante la ausencia de Samuel Sánchez (Euskaltel-Euskadi), las principales bazas nacionales son las de Joaquím Rodríguez y Alejandro Valverde, que aspiran a estar en el podio, aunque el de Saxo-Tinkoff ha insistido en la peligrosidad del catalán, que cuenta en su haber su experiencia en el Giro del año pasado y en la Vuelta.

'Purito' no ha brillado tampoco en exceso en esta campaña, un triunfo en la Vuelta a Omán y otro en la Tirreno-Adriático, y retorna a la 'Grande Boucle' después de una ausencia de dos años y tras haber sido séptimo en el 2010. En su contra, las contrarrelojes, lo que intentará compensar con su agresividad en la montaña y la ayuda de Dani Moreno.

Por su parte, Valverde acude a una carrera que apenas le ha proporcionado alegrías en lo que se refiere a la general, con muchos abandonos y dos 'top 10' en 2006 (sexto) y 2008 (octavo) como mejor bagaje juntos a sus triunfos por etapa. El murciano estuvo bien en el primer tramo de temporada y en la primavera y en esta ocasión sí acude obligado a pelear por el podio.

Sin embargo, habrá que prestar atención a otros nombres como el ya mencionado Andy Schleck, uno de los grandes animadores y protagonistas de la 'Grande Boucle' de los últimos años junto a Contador. El luxemburgués, que tendrá un buen respaldo en Haimar Zubeldia, se perdió la cita del año pasado por fracturarse la pelvis en el Dauphiné y su estado de forma es una incógnita, aunque el menor kilometraje de lucha contra el crono, su talón de Aquiles, y las llegadas en alto pueden servir para volver a ver su mejor y más peligrosa versión.

Además, no hay que olvidar a un veterano como el australiano Cadel Evans (BMC), campeón en 2011 y que tendrá el reto de 'doblar' tras el Giro, aunque el protagonismo en su equipo podría ser para el americano Tejay van Garderen, o para el belga Jurgen van den Broeck (Lotto), el holandés Robert Gesink (Blanco) o Pierre Rolland (Europcar), la esperanza francesa.

 

 

Noticias relacionadas