Contador evita el quirófano y podría llegar a la Vuelta

Contador abandona la clínica tras evaluar su lesión

El ciclista español Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) no tendrá que pasar por el quirófano para solucionar la fractura de la meseta tibial que se produjo este lunes en el Tour de Francia, en la disputa de la décima etapa, por lo que no se descarta su presencia en la Vuelta a España.

La ronda española comienza el 23 de agosto y Contador no tiene por imposible su participación. "El pronóstico es bueno y podemos realizar un tratamiento conservador sin cirugía. Estar en La Vuelta a España es difícil, pero no imposible", explicó el doctor Manuel Leyes Vence.

 

"Hubiera sido imposible [estar en la Vuelta] si le hubiéramos intervenido, dado el poco margen de recuperación que esto supone", añadió el doctor de la clínica Cemtro, que diagnosticó al doble campeón del Tour una "fractura intraarticular de la meseta tibial".

 

El corredor sufrió una caída durante la etapa del lunes del Tour de Francia que le obligó a abandonar la carrera. La resonancia y el escáner realizados determinaron un "traumatismo de alta energía en la rodilla que le ha provocado esta fractura en la zona más anterior, que no es de carga", añadió Leyes.

 

"La buena noticia es que, a pesar de tener varias contusiones en el hueso, no hay hundimiento. En cuanto la piel esté en buenas condiciones y baje el edema, empezará a mover la rodilla lo más pronto posible", aseguró el doctor.

 

Antes de entrar a la clínica, Contador atendió a los medios y recordó que se "encontraba muy bien y muy ilusionado" por como estaba desarrollándose el Tour. "Pero esto es el deporte y concretamente el ciclismo, en un segundo todo puede cambiar. Ahora sólo quiero centrarme en la recuperación y nada más", aclaró antes de someterse a las pruebas médicas para decidir su proceso de recuperación.