Consejos para proteger la piel si vas a esquiar

Esquiar (Foto: E. P.)

Dos aspectos fundamentales del cuidado de la piel cuando se va a practicar el esquí son la hidratación, que protege frente a la deshidratación que ocasionan el aire y el frío, y en segundo lugar pero de forma principal, la fotoprotección elevada y repetida frente al sol.

Dos aspectos fundamentales del cuidado de la piel cuando se va a practicar el esquí son la hidratación, que protege frente a la deshidratación que ocasionan el aire y el frío, y en segundo lugar pero de forma principal, la fotoprotección elevada y repetida frente al sol.

 

Según explica a Infosalus el doctor Agustín Buendía, portavoz de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), el principal factor de riesgo del cáncer de piel es la radiación ultravioleta que es más intensa cuanto mayor es la altitud.

 

"Además, se sabe que el cáncer de piel está asociado a exposiciones agudas o intensas vacacionales o deportivas. Uno de los cánceres de piel más extendidos en España es el de cáncer de labio y sus factores riesgo más importantes son la radiación ultravioleta y el tabaquismo", apunta el dermatólogo, profesor de la Universidad de Granada.

 

La protección de la piel debe ir dirigida a dos importantes objetivos: evitar las quemaduras y evitar la acumulación de rayos ultravioleta, principal factor en el fotoenvejecimiento y en el mayor riesgo de cáncer de piel.

 

Las zonas de la piel más expuestas entre quienes practican el esquí son las que los dermatólogos denominan zonas acras: punta de la nariz, orejas, cuero cabelludo y labio inferior.

 

RECOMENDACIONES BÁSICAS Y LESIONES FRECUENTES

 

Los gorros, guantes y bufandas pueden ejercer un efecto de protección física pero aún así las partes de la piel del rostro expuestas requieren de una fotoprotección muy elevada en la que hay que tener en cuenta:

 

-Aplicar la crema fotoprotectora en piel y labios 30 minutos antes de la exposición.

 

-Emplear el producto de forma generosa (unos 2 miligramos por centímetro cuadrado).

 

-Repetir la aplicación cada hora y media o dos horas o en periodos más cortos si se suda. Esta es una de las medidas más importantes y que a menudo más se pasa por alto.

 

-Los fotoprotectores deben de ser de la máxima protección (+50 FPS) y de pantalla física. Los protectores de pantalla química absorben sólo parte de la radiación en comparación con los de pantalla física que reflejan toda la radiación.

 

Las afecciones de la piel que los dermatólogos suelen ver en consulta durante la estación invernal son las quemaduras y la reactivación de herpes debido a la disminución de la inmunidad que ocasiona la exposición al sol.

 

"Estas son las lesiones a corto plazo, a largo plazo aparecen lesiones precancerosas y fotoenvejecimiento entre quienes tienen como hábito esquiar cada invierno", concluye Buendía.