Consejos para conseguir una rápida adaptación al cambio de hora

Dormir

Este fin de semana España ha pasado al horario de invierno y en la madrugada del sábado al domingo los relojes se han atrasado una hora, de modo que a las 3.00 serán nuevamente las 2.00. Aunque el cambio puede parecer insignificante, hay a quienes les cuesta adaptarse, y genera cansancio y cierto descontrol horario durante varios días.

 

Para tratar de evitarlo, el domingo se convierte en el día clave y por ello el Grupo NC Salud, especializado en asesoramiento nutricional en farmacias, nos ofrece varios consejos para superar ese día y empezar la semana con buen pie.

 

1.- Comenzar el día 'como un rey'. Como el reloj se atrasa una hora, uno se enfrenta a un domingo más largo de lo habitual, por lo que el dicho de "desayunar como un rey" debe cumplirse más que nunca. Eso sí, con alimentos saludables, huyendo de la bollería industrial y los productos con azúcares y grasas añadidas.

 

Así, el desayuno ideal deberá incluir una pieza de fruta (preferiblemente entera y no en zumo, para aprovechar toda la fibra y nutrientes de la piel), un lácteo desnatado (yogur o leche) o bebida vegetal, una fuente de hidratos de carbono de asimilación lenta (muesli, pan de semillas integral, avena), y una fuente de proteínas bajas en grasas (queso fresco o fiambre de pechuga de pollo o jamón york).

 

2.- Picoteo entre horas: el día es muy largo. Uno de los principales peligros de este peculiar domingo del año es que esa hora añadida, sumado a que anochece muy pronto y nos da más pereza salir a la calle por la tarde, nos moverá a picar entre horas. Por ello, es recomendable fijarse un momento a media mañana y otro a media tarde para tomar un tentempié con alimentos saciantes, para no verse seducidos por alimentos calóricos o poco saludables: una pieza de fruta, un lácteo o un sándwich vegetal, podrían ser nuestros aliados.

 

3.- ¿Cuándo como? Una de las grandes preguntas para este domingo será si es positivo mantener el horario normal de almuerzo o modificarlo. En este sentido, Carlos Fernández, director médico del Grupo NC Salud explica que "resulta positivo que el domingo comamos media hora antes de lo habitual, para evitar que nuestro organismo tenga que esperar mucho más tiempo del que acostumbra para recibir los nutrientes".

 

4.- Siesta, ¿sí o no? La siesta es una costumbre muy típica en España, y más en fin de semana, pero cuando se producen estas modificaciones del sueño es importante evitarlas, ya que no hacen más que aumentar el descontrol de los horarios, logrando el efecto contrario, ya que generará más cansancio. Si no queda más remedio que echar una cabezada, esta no debe superar la media hora.

 

5.- ¿ Qué hago por la tarde? La tarde de este domingo se percibe larga, pero no debemos verlo como algo negativo: solemos quejarnos de falta de tiempo, y este día nos brinda una tarde con más tiempo de lo normal. El Grupo NC Salud recomienda aprovechar las primeras horas de la tarde, en las que aún hay luz del sol, para realizar algo de actividad física suave, que nos ayudará a relajarnos y a mantenernos distraídos.

 

6.- No tengo sueño. Por lo general, este cambio horario nos hace llegar a las últimas horas del día con poca sensación de cansancio, por lo que es positivo recurrir a complementos alimenticios naturales. Estos expertos destacan aquellos ricos en triptófano, un gran aliado en la síntesis de la serotonina y la melatonina, principales controladores del sueño.

 

7.- A por la rutina. El domingo y los días próximos, es importante mantener una rutina alimentaria y de sueño estricta, especialmente con los más pequeños de la casa. "El ritmo de vida en los niños no se suele regir tanto por los relojes como por las horas de luz solar, por lo que realizar un reordenamiento de sus horarios, que encuentra la clave en lo que comen y en las horas de descanso, en esencial para garantizar una rápida adaptación al nuevo horario", ha explicado Fernández.