¿Conoces algún pueblo abandonado en Valladolid?

Paisaje de Villacreces, municipio situado en Tierra de Campos, Valladolid. E. TEJEDOR
Ver album

Uno de los pueblos deshabitados más bellos es Villacreces, en plena Tierra de Campos, en la frontera que separa las provincias de Valladolid, Palencia y León, a casi 100 kilómetros de distancia de la capital del Pisuerga.

 

PAISAJE QUE PARECE SACADO DE UN CUADRO

Los paisajes de Villacreces parecen una obra de arte, con ávidos colores y sensaciones que traspasan la imagen.

Cero habitantes. Este es el número de personas que residen en Villacreces, municipio vallisoletano de Tierra de Campos, que lleva deshabitado más de tres décadas. La creciente despoblación rural que están viviendo en estos tiempos las zonas rurales de Castilla y León se hace más que evidente al ver el estado en el que se encuentra esta localidad.

 

Poco o casi nada se sabe de las razones que llevaron a los últimos habitantes a abandonar este misterioso pueblo a principios de los años 80, pero lo que sí que ha quedado es un panorama hermoso, con una belleza en clara decadencia.

 

Villacreces, en su época más gloriosa, llegó a tener más de un centenar de habitantes y contó con servicios tan avanzados como una escuela, unos juzgados e incluso un hospital. Hoy en día tan sólo queda el esqueleto de estos edificios, lo que nos invita a pensar que años atrás la vida en este municipio fue, por lo menos, tranquila y apacible, lejos del ruidoso mundo de la ciudad.

 

Al pasear por las calles de este pueblo fantasma se puede admirar una belleza que une los colores marrones del adobe, con el azul del cielo y el verde de los prados y plantaciones de cebada cercanas. Destaca, por encima de todo, la torre mudéjar que se encuentra en el centro de la localidad y que es de los pocos edificios que se mantienen prácticamente intactos.

 

Otra de las construcciones que mejor se conservan son las de las bodegas, de las que quedan aproximadamente una docena. Además, el paseo por la localidad se completa con varias decenas de casas completamente derruidas, en las que se intuye el estilo de vida y clase social de sus habitantes, y un par de palomares en perfecto estado de conservación.

 

HONQUILANA, OTRO PUEBLO DESHABITADO

 

Realmente, Villacreces no es el único pueblo deshabitado de la provincia de Valladolid, ya que existe otro municipio con ningún habitante desde hace décadas: Honquilana, que se encuentra en un estado todavía más deteriorado que el propio Villacreces. Muchos de los municipios de la provincia de Valladolid van perdiendo habitantes año tras año y buena prueba de ello son localidades como Torrecilla de la Torre, con tan sólo 31 habitantes;  Aguasal, con 26 personas y Molpeceres, que prácticamente no conserva a ningún residente.