Confae apuesta por una evolución favorable del empleo tras los datos de abril

Abril  ha dejado en España unas cifras positivas en lo que a la bajada del paro se refiere, con un total de 111.500 desempleados menos, que se quedarían en el entorno de los 50.000 si se descuenta el efecto estacional vinculado a la Semana Santa, según la valoración realizada por la Cofederación Abulense de Empresarios

Este descenso, señalan, se extiende además a la generalidad de las autonomías y a los principales sectores económicos, como los servicios, la construcción, la industria, la agricultura o el colectivo de demandantes sin empleo anterior, por este orden.

 

En cuanto a la afiliación, indican que este marco favorable se traduce en 197.700 nuevos ocupados en términos interanuales, 133.765 en cómputo intermensual; de los que más de 22.000 son empresarios autónomos que abordan una nueva actividad por la vía del autoempleo.

 

También destacan el hecho de que se ha incrementado el nivel de contratación indefinida, que escala hasta el 24,7% respecto al resto de modalidades contractuales, con lo que supone para el empleo en términos de estabilidad.

 

En los casos de Ávila y Castilla y León, el número de desempleados ha descendido en 481 (-2,60%) y 5.469 (-2,28%) respectivamente; siendo la referencia nacional del 2,33%.

 

Parece pues que hay un cambio de tendencia que se va confirmando, y en el que ganan fuerza los datos y las perspectivas como el crecimiento del PIB; el aumento de las exportaciones; el IPC, que debe confirmar su alejamiento de la deflación; la mejora del déficit del sector público, la caída de la prima de riesgo y el menor coste de la deuda.

 

No obstante, apuntan que a 30 de abril sigue habiendo casi 4.700.000 desempleados en toda España, que en nuestra provincia de Ávila suman los 17.988, perteneciendo 1.289 a la Agricultura, 1.192 a la Industria, 3.594 a la Construcción, 9.863 a los Servicios y 2.050 personas que no tenían un empleo anterior.

 

Con estas cifras, desde Confae manifiestan que lo que cabe es reclamar de nuestros gobernantes que se sigan incorporando medidas que faciliten la actividad productiva y la competitividad empresarial, pues son las pymes y los empresarios autónomos, como reconocía el Ministro de Economía recientemente, los auténticos soportes e impulsores de la actividad económica.

 

A problemas coyunturales nacionales como la lenta reactivación del crédito (especialmente para circulante), la economía sumergida o la no revisión de las cotizaciones sociales, tenemos que sumar en nuestra provincia de Ávila la falta de medidas eficaces para  mejorar un tejido industrial que debería ser el baluarte del crecimiento económico y del empleo estable, además desde luego de la superación de otras carencias que, aún siendo recurrentes, siguen sin solucionarse, como los son las deficientes comunicaciones por ferrocarril, especialmente con Madrid; los costes de la autopista o la deficiente implicación o compromiso para que Avila reciba en sus polígonos industriales actividades productivas y tecnológicas con vocación de expansión y permanencia.

 

Los empresarios de Ávila ven lógico que si la economía nacional va mejor, Ávila debe ir mejor, pero para ello creen necesario igualmente que Avila disponga de un marco industrial y de unas comunicaciones homologables a los de otras zonas de nuestra comunidad y españolas.

 

Afirman finalmente que debemos apostar porque la evolución favorable del empleo se mantenga en el tiempo, y reclamar por tanto la adopción de medidas que consoliden la recuperación y aceleren el crecimiento.