¿Conducir con lluvia? Ocho consejos que nunca vienen mal

Conducir con lluvia siempre conlleva un extra de peligrosidad, ya que la superficie del pavimento se vuelve mucho más deslizante y la visibilidad se reduce cosiderablemente. Así lo asegura la Dirección General de Tráfico (DGT) que asegura que es el fenómeno climatológico adverso que más accidentes de tráfico provoca.

Por eso no están de más algunas recomendaciones para que los días lluviosos no estén reñidos con la máxima seguridad posible al volante.

 

1. REDUCE LA VELOCIDAD

 

Con la lluvia, los neumáticos no tienen la misma adherencia a la carretera que en seco. Según la DGT, se debe conducir un 10% más despacio de lo estipulado por las señales de tráfico de la autovía o autopista y se deben evitar los movimientos violentos con los mandos de control- embrague, freno y acelerador -y los frenazos brucos.

 

2. AUMENTE LA DISTANCIA DE SEGURIDAD

 

Este es otro de los aspectos más importantes a tener en cuenta para ayudar a reducir el número de colisiones. La Dirección General de Tráfico recomienda mantener una distandia de seguridad de al menos 3 segundos con el vehículo que nos predece. Además, de esta forma, también se evitará el denominado 'efecto spray' (lluvia pulverizada y sucia que va a parar al parabrisas del coche que nos sigue).

 

3. NO PISE LA PINTURA BLANCA

 

Intente no pisar la pintura de límites del carril o de otras marcas de la carretera ya que su agarre es menor que el del asfalto y resbala, pudiendo ocasionar una pérdida del control del vehículo. Mucho cuidado especialmente con los pasos de cebra: frene antes de situarse encima de ellos debido a la gran cantidad de pintura blanca que poseen.

 

4. SIGA LAS HUELLAS DEL COCHE QUE LES PROCEDE

 

Al igual que en el caso anterior, conducir justo por encima de las marcas que ha dejado el coche precedente ayudará a fijar los neumáticos al pavimento.

 

5. EVITE LOS CHARCOS

 

Los charcos y balsas de agua disminuyen considerablemente la unión entre los neumáticos y la carretera y difultan saber la profundidad de lo que hay debajo. ¿Qué ocurre si no puedes evitarlos? Ante este caso, la DGT recomienda reducir la velocidad.

 

6. MEJORE LA VISIBILIDAD

 

La visibilidad en la carretera es fundamental y más si las condiciones climatológicas no son favorables. Tener las luces delanteras del coche encendidas es vital para ver el estado de la carretera y para que el resto de conductores le vean. La DGT también recomienda cuidar los cristales y limpiar el parabrisas por dentro y por fuera.

 

7. COMPRUEBE LOS NEUMÁTICOS CON FRECUENCIA

 

Los neumáticos deben estar en perfectas condiciones cada vez que se vaya a conducir con lluvia. Deberá comprobar que tengan la presión correcta y no estén desgastados.

 

8. EVITAR EL AQUAPLANNING

 

Si el asfalto no drena bien el agua y se han producido grandes charcos, el coche podría sufrir el fenómeno conocido como 'aquaplaning'. La mejor manera de evitar este efecto, que provoca que el coche se deslice por la calzada, es reducir la velocidad y sujetar con fuerza el volante. Si, a pesar de todo, el coche se queda sin dirección y comienza a patinar, la DGT sugiere corregir en la medida de lo posible las pérdidas de trayectoria y evitar acelerar o frenar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: